Marcelo Gallardo "felicitó" a Lanús por el título


El entrenador de River Plate, Marcelo Gallardo, felicitó hoy a Lanús por la obtención de la Supercopa Argentina tras el inobjetable 3-0 en la estadio Ciudad de La Plata, pero negó "superioridad" de su rival sobre su equipo.
"Se puede perder. Felicito a Lanús por el título. Pero no hubo diferencias entre los dos equipos.

Ellos no fueron superiores ni jugaron mejor que nosotros, pero hicieron los goles", afirmó Gallardo.
"El partido fue muy parejo. Quisimos asumir el rol, jugar en campo de ellos, taparles la salida y por momentos lo logramos", agregó.

Y continuó: "No supimos aprovechar la primera media hora, donde fuimos superiores. El partido era parejo, pero llegó el gol de ellos y tuvimos pocas respuestas para buscar el empate".

Gallardo, por último, señaló: "El resultado fue demasiado abultado por lo que fue el desarrollo del partido en sí", finalizó.

Hoy recordamos a Violeta Parra

Violeta Parra nació en San Carlos, en la Región de Chillán, al sur de Chile, el 4 de octubre de 1917 y murió en Santiago de Chile el 5 de febrero de 1967. Hija de un profesor de música y una campesina cantora, a los nueve años se inició en la guitarra y el canto; a los doce compuso sus primeras canciones.

Supercopa: Lanús se consagró Campeón al vencer a River 3 a 0

Lanús dio muestras esta noche de su fútbol jerarquizado y se consagró campeón de la Supercopa Argentina al golear a River Plate 3-0 en el Estadio Ciudad de La Plata.

Lautaro Acosta abrió el marcador a los 24 minutos del segundo tiempo, a los 35 amplió la diferencia Nicolás Pasquini y a los 42 completó la obra José Sand, de penal.

River llegó a esta instancia por haber ganado la Copa Argentina y Lanús, por ser el último campeón del torneo de Primera División.

Los primeros 20 minutos mostraron a un River, con un 4-4-2 clásico, con presión alta comandada por Leonardo Ponzio, más metido en el partido, pero sin claridad en ataque, pese a la movilidad de Sebastián Driussi, su mayor carta ofensiva, ante la baja de Lucas Alario por lesión.

Pero pasado ese lapso, Lanús, con un 4-3-3, se acomodó en el campo de juego, se adueñó de la pelota, atacó por las bandas con Alejandro Silva y Acosta, usó a Sand como pivote, y tuvo las chances más claras de gol.

El uruguayo Silva, a los 21m. y 25m., y Román Martínez, tal vez el jugador más claro del encuentro, a los 39m., llevaron peligro al arco de un inseguro Augusto Batalla.

River, no obstante, no se apartó de su plan de juego, presionó y planteó el partido en la mitad de la cancha, y dispuso de una oportunidad de riesgo en los pies de Ignacio Fernández, a los 30m., aunque no tuvo un generador de fútbol, ya que Gonzalo Martínez no incidió en el juego.

Así, con dos planteos marcados bien distintos, transcurrieron los primeros 45 minutos, con un gran trabajo del árbitro Germán Delfino, quien siguió de cerca cada jugada y acertó en las dudosas, bien apoyado por sus asistentes, en un campo de juego muy difícil por la lluvia que cayó desde temprano.

El segundo tiempo, deslucido desde el juego, tuvo vértigo por la velocidad que le impusieron ambos equipos, pero pocas situaciones de peligro.

Dentro de ese contexto, el equipo de Marcelo Gallardo se sintió más cómodo, se mostró más entero, pero le costó muchísimo llegar al arco de Esteban Andrada, aunque tuvo algunas aproximaciones.

Sin embargo, sobre los 24m., una jugada entre Acosta y Silva, terminó con un certero remate del primero para establecer el inmerecido 1-0.

River, ante la desventaja, se adelantó, arriesgó un poco más y dejó espacios. Y, a los 35m., un error en la salida derivó en el gol de cabeza de Pasquini, a los 35m.

El segundo tanto abrió aún más el partido, y un error de Delfino (no fue penal) derivó en el 3-0, obra de Sand, con un tiro desde los doce pasos al palo izquierdo de Batalla.

Así el entrenador Jorge Almirón ganó su tercera final consecutiva en la temporada: ante San Lorenzo (4-0), Racing Club (1-0) y River (3-0).

Síntesis
River Plate: Augusto Batalla; Jorge Moreira, Jonatan Maidana, Lucas Martínez Quarta y Milton Casco; Camilo Mayada, Leonardo Ponzio, Ignacio Fernández y Gonzalo Martínez; Sebastián Driussi y Rodrigo Mora. DT: Marcelo Gallardo.

Lanús; Esteban Andrada; José Luis Gómez, Marcelo Herrera, Diego Braghieri y Maximiliano Velázquez; Román Martínez, Iván Marcone y Nicolás Aguirre; Alejandro Silva, José Sand y Lautaro Acosta. DT; Jorge Almirón.

Goles en el segundo tiempo: 24m. Acosta (L), 35m. Pasquini (L) y 43m. Sand (L), de penal.

Cambios en el segundo tiempo: 14m. Nicolás Pasquini por Aguirre (L); 23m. Carlos Auzqui por Mora (RP); 26m. Tomás Andrade por Mayada (RP); 34m. Facundo Monteseirín por Herrera (L); 41m. Rodrigo Erramuspe por Silva (L).
Amonestados: Casco, Mayada, Maidana y Moreira (RP). Velázquez, Gómez, Herrera y Aguirre (L).
Árbitro: Germán Delfino.
Estadio: Ciudad de La Plata.

“El ciudadano ilustre” ganó el Goya a la Mejor Película Iberoamericana

La película argentina “El ciudadano ilustre”, dirigida por Gastón Duprat y Mariano Cohn, y protagonizada por Oscar Martínez, ganó hoy el premio Goya que la Academia de Cine de España entrega a la Mejor Película Iberoamericana, en una ceremonia que se realizó en el hotel Marriot Auditorium de la ciudad de Madrid y donde “Tarde para la ira” ganó el Goya a la Mejor Película española.

Con este galardón, el nuevo trabajo de la dupla responsable de “El artista” y “El hombre de al lado” se transformó en la decimoséptima película argentina -de un total de 24 que fueron nominadas- en ganar el Goya, sucediendo consecutivamente a "Relatos salvajes", de Damián Szifrón, que lo ganó en 2015, y a “El clan”, de Pablo Trapero, que lo obtuvo el año pasado.

La estatuilla fue recibida por el productor argentino Fernando Sokolowicz, a quien acompañaron en el escenario las actrices Andrea Frigerio y Belén Chavanne, además de Cohn y Duprat, quienes agradecieron el premio al actor Oscar Martínez (ganador de la Copa Volpi al Mejor Actor en el último Festival de Venecia) y al guionista del filme, Andrés Duprat, ambos ausentes de la ceremonia.

Si bien estaba nominado como Mejor Actor Revelación por su papel de líder de una banda de ladrones de bancos en la coproducción española-argentina “Cien años de perdón”, el argentino Rodrigo de la Serna fue finalmente superado por la mayor cantidad de votos que recibió su colega español Carlos Santos, quien recibió la estatuilla por su trabajo en “El hombre de las mil caras” y se la dedicó a su hermana, enferma de cáncer.
"Estoy un poquito nervioso pero igualmente muy satisfecho y muy orgulloso de estar aquí. Me siento ya muy honrado y premiado", dijo De la Serna antes de entrar a la gala, y se mostró encantado de haber tomado parte en una película española, un cine "tan prolífico, tan bello, tan hermoso", afirmó al llegar a la ceremonia.

Con una gala sobria y elegante, donde no faltó el humor, la música y discursos con contenido político, la 31ra. edición de la entrega de los Goya tuvo por tercera vez consecutiva como conductor al comediante Dani Rovira, quien entre otras bromas se disfrazó de Superman para improvisar una breve entrevista con la presidente de la Academia de Cine de España, la vestuarista de origen inglés Yvonne Blake.

La actriz Penélope Cruz y el cineasta Alejandro Amenábar entregaron el Goya 2017 a la Mejor Película española al filme “Tarde para la ira”, ópera prima del actor Raúl Arévalo, que también obtuvo el Goya al Mejor Guión Original (coescrito con David Pulido) y el Goya a la Mejor Dirección Novel, por lo que agradeció “a todos los directores con los que he trabajado por enseñarme a hacer películas”.

Sin embargo, la gran ganadora de la noche fue la superproducción “Un monstruo viene a verme”, un filme fantástico de Juan Antonio Bayona, que obtuvo los Goya a la Mejor Dirección, Mejor Montaje, Mejor Dirección de Fotografía, Mejor Maquillaje y Peluquería, Mejor Dirección artística, Mejor Dirección de Producción, Mejor Música Original, Mejores Efectos Especiales y Mejor Sonido.
“Muchas gracias a toda la Academia por formar parte de la familia del cine español (...) Quiero dedicarle a toda la gente que estuvo combatiendo este monstruo mientras rodábamos la película (...) Gracias papá por contagiarme el amor al cine. La cultura es necesaria. Y hay que apoyarla todos", afirmó Bayona al recibir el premio al mejor director.

El director de “Un monstruo viene a verme” le ganó la pulseada por la estatuilla con el busto del pintor Francisco de Goya a Alberto Rodríguez ("El hombre de las mil caras"), Pedro Almodóvar ("Julieta") y Rodrigo Sorogoyen ("Que dios nos perdone").

Sin embargo, todas esas películas obtuvieron galardones, como el que recibió Emma Suárez a la Mejor Actriz Protagonista por su papel en “Julieta”, que le fue entregado por el propio Almodóvar, mientras que momentos antes ya había recibido el Goya a la Mejor Actriz de Reparto por el filme “La próxima piel”, una película independiente que tardaron en filmar diez años.

El Goya de Honor fue para la talentos actriz y cantante Ana Belén, quien realizó una crítica a “los pasos atrás en la lucha por la igualdad de género que hacen peligrar las normas de convivencia. Aunque en estos últimos años ha habido incorporaciones, ¿por qué hay tan pocas mujeres en el cine?”, se preguntó, y añadió: “Esta es una profesión que no merece el desprecio de sus gobernantes”.

Las palabras de Belén se referían al entredicho que precedió a esta nueva entrega de los premios y se produjo entre el presidente Mariano Rajoy y varios directores españoles que le salieron al cruce por su “falta de interés” en el cine de ese país, entre ellos el autor de "Un monstruo viene a verme", la película más taquillera el año pasado en España.

Mientras que el Goya al Mejor Guión Adaptado fue para Alberto Rodríguez y Rafael Cobos por “El hombre de las mil caras”, el Goya al Mejor Actor de Reparto lo ganó Manolo Solo por “Tarde para la ira”, y el de Mejor Actor Protagonista fue para Roberto Alamo por el policial “Que Dios nos perdone”.

El Goya al Mejor Documental fue para “Frágil equilibrio”, del español Guillermo García López, en el cual el discurso del ex presidente uruguayo José Mugica conecta varias circunstancias aparentemente inconexas en Marruecos, España y Japón, generando preguntas trascendentales sobre el rumbo que tomó la humanidad o incluso sobre el sentido de la vida.
“Este premio pertenece a José Mugica. Gracias Pepe por echar luz en estos tiempos de oscuridad. Es un filme que dedicamos a los inmigrantes y a todas las personas desahuciadas en España. Basta ya de levantar barreras entre las personas”, afirmó el director.

El Goya al Mejor Cortometraje fue para “Timecode”, del español Juanjo Giménez Peña, ganador de la Palma de Oro en el Festival de Cannes y nominado al Oscar, mientras que el Goya a la Mejor Película Europea fue para “Elle”, del holandés Paul Verhoeven.

La ceremonia estuvo amenizada por el humor del actor y monologuista Dani Rovira y por la música de la Film Symphony Orchestra (FSO) de España, que interpretó la banda sonora de cada una de las películas nominadas, además de otros temas especialmente compuestos para la ocasión.