administrador

administrador

Liga de Europa: Manchester United, con el argentino Sergio Romero, venció a Celta en Vigo en la ida de las semifiminales

Manchester United de Inglaterra, con el arquero argentino Sergio Romero como titular, le ganó hoy 1 a 0 como visitante a Celta de Vigo, conducido por el cordobés Eduardo Berizzo, en el partido de ida de una de las semifinales de la Liga de Europa de fútbol, y está a un paso del cotejo decisivo en el certamen continental.

La única anotación del conjunto que conduce el portugués José Mourinho fue convertido por la joven promesa inglesa Marcus Rashford, a los 22 minutos del segundo tiempo del encuentro llevado a cabo en el estadio Balaídos, ubicado en la ciudad gallega de Vigo.

En Manchester no actuaron su máxima figura, el sueco Zlatan Ibrahimović, y el otro argentino que integra el plantel, el defensor Marcos Rojo, ambos afectados por serias lesiones.

A su vez, en Celta jugaron desde el inicio los argentinos Gustavo Cabral y Facundo Roncaglia.

El partido fue dominado mayoritariamente por Manchester United, que definió el mismo con una brillante definición en un tiro libre por parte del juvenil Rashford.

El cotejo desquite se desarrollará el jueves de la semana venidera en el estadio Old Trafford, de Manchester.

La otra semifinal se jugó ayer y Ajax de Holanda goleó en su estadio a Olimpyque Lyon de Francia por 4 a 1.

La final de la Liga de Europa de fútbol, cuyo último campeón es Sevilla de España. se desarrollará el 24 de mayo próximo en el estadio Friends Arena de Solna, Suecia.

La Bancaria rechazó el fallo de la Corte del 2x1 y aseguró que es "una vergüenza que debe ser revisada"

El Secretariado General Nacional de la Asociación Bancaria (AB), que encabeza Sergio Palazzo, rechazó hoy el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que aplicó el 2x1 a los condenados por delitos de lesa humanidad; reclamó "memoria, verdad y justicia" y aseveró que esa decisión del alto tribunal es "una vergüenza más que debe ser revisada".
"El fallo de la Corte, votado por tres de sus integrantes -que declaró aplicable y revivió la ley del 2x1 ya derogada- es inaceptable, ilegítimo e ilegal porque viola la Constitución Nacional y desconoce técnica y aberrantemente el carácter de hechos criminales comprobados", puntualizaron en un documento Palazzo y el secretario nacional de Prensa, Eduardo Berrozpe.

Los dirigentes indicaron en representación de la conducción nacional que la Bancaria sufrió "las consecuencias del terrorismo de Estado sobre miles de trabajadores" de la actividad y tuvo "detenidos-desaparecidos, presos y torturados, exiliados y miles de despedidos por causas político-gremiales", además de soportar "una intervención militar impuesta por el terror".

La Bancaria se solidarizó con los organismos de derechos humanos y señaló que los fundamentos gremiales en rechazo a la decisión de la Corte se asientan también en parte en "la oposición a ese fallo del propio presidente del tribunal, Ricardo Lorenzetti, y otro de sus integrantes e, incluso, en manifestaciones de juristas vinculados a los partidos que conforman la alianza gobernante".
"Esta vergüenza que mancilla la esperanza de justicia y a la propia justicia es un grave error y una inaceptable regresión, porque los delitos de lesa humanidad están aún hoy en ejecución en el caso de miles de detenidos-desaparecidos -muchos bancarios- y de cientos de niños a quienes se les sustituyó la identidad, por lo que son imprescriptibles e inanmistiables", puntualizaron.

Palazzo y Berrozpe agregaron que el fallo "es violatorio de la Convención Americana de Derechos Humanos que, en el país, tiene jerarquía constitucional, por lo que el gremio exige su revisión urgente, apelando si es necesario a las instancias mundiales".
"De ello son responsables los tres poderes del Estado. La Bancaria no aceptará que miren para otro lado", concluyeron los dirigentes.

Trump anunció que irá a Israel, Arabia Saudita y el Vaticano en su primera gira internacional

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció hoy que este mes visitará Israel, Arabia Saudita y el Vaticano en el marco de su primera gira internacional, que también incluirá una cumbre de la OTAN en Bélgica y otra del G7 en Italia, y que estará dominada por la discusión sobre la "lucha contra el terrorismo", según adelantó el mandatario.

La Casa Blanca no publicó el cronograma de la gira, pero sí adelantó que el presidente estadounidense primero aterrizará en Arabia Saudita, luego en Israel y, finalmente, en Europa. Allí, el Vaticano confirmó hoy que Trump tendrá una audiencia privada con el papa Francisco el 24 de mayo en el Palacio Apostólico.

Además, la Casa Blanca anunció que en algún momento de su gira por Medio Oriente, Trump también se reunirá con el presidente palestino, Mahmud Abbas, aunque no especificó si viajará al territorio ocupado de Cisjordania, según la agencia de noticias ANSA.

La cumbre de la OTAN en Bruselas será al día siguiente y la del G7, en Sicilia, el 26 y 27 de mayo.
"La tolerancia es la piedra angular de la paz", aseguró hoy Trump al firmar un decreto para permitir que líderes religiosos puedan apoyar candidatos frente a sus congregaciones y ampliar la actividad política de grupos religiosos en general. En esa misma ceremonia anunció que visitará el Vaticano, informó la agencia de noticias EFE.

Trump declaró varias veces que quería reunirse cara a cara con Francisco, pese a que los dos han chocado abiertamente sobre temas sensibles como la inmigración, el cambio climático, la importancia de las políticas sociales y las intervenciones militares en países en crisis, en guerra o con importantes conflictos armados, entre otros.

El mandatario estadounidense intentó crear un hilo conductor entre la defensa de la paz mundial que prometió defender ante el Papa y la necesidad de afianzar sus alianzas en Medio Oriente en su llamada lucha contra el terrorismo.

En Arabia Saudita tendrá lugar "una reunión verdaderamente histórica", en la que "comenzaremos a construir una nueva base de cooperación y apoyo con nuestros aliados musulmanes para combatir el extremismo, el terrorismo y la violencia", dijo Trump.
"Nuestra tarea no es dictar a otros cómo vivir, sino construir una coalición de amigos y socios que comparten la meta de combatir el terrorismo y llevar seguridad, oportunidad y estabilidad a un Medio Oriente devastado por la guerra", agregó.

En el mismo sentido, el secretario de Estado, Rex Tillerson, adelantó ayer que, cuando sea necesario, el gobierno de Trump separará su política exterior de la defensa de los derechos humanos en otros países aliados.

En las últimas semanas, el mandatario estadounidense se reunió con el presidente egipcio y ex general golpista, Abdel Fatah al Sisi; invitó a la Casa Blanca a su par de Filipinas, Rodrigo Duterte; y destacó las capacidades de liderazgo del mandatario de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, y el máximo líder de Corea del Norte, Kim Jong-un. Todos ellos son ampliamente criticados por opositores o disidentes, según el caso, y organizaciones de derechos humanos, que señalan en sus países abusos como acoso, persecución, represión y detención de sus detractores.

La visita al rey Salman de Arabia Saudita, el jefe de Estado de un país donde las mujeres casi no tienen libertades individuales y donde toda disidencia es reprimida, será otro ejemplo de esta política de laxitud ética, que no es propia de Trump, sino que ha sido, en mayor o menor medida, defendida por la mayoría de sus antecesores.

Arabia Saudita es uno de los principales aliados de Estados Unidos en Medio Oriente y también una potencia influyente sobre el mundo sunnita musulmán. La monarquía defiende una visión extremadamente conservadora del islam -no muy diferente a la que sostienen algunas de las milicias tildadas de terroristas por Washington, como el Estado Islámico (EI) y Al Qaeda-, pero es uno de los aliados declarados de la Casa Blanca en su lucha contra los grupos armados extremistas en la región.

Riad es parte de la alianza que encabeza Washington contra el EI en Siria e Irak, apoya los bombardeos estadounidenses contra esa milicia en Libia y Yemen, un país vecino al que la monarquía saudita ataca ininterrumpidamente desde hace dos años. Además, la nación petrolera es la potencia que busca contrarrestar la influencia de la República Islámica de Irán, el mayor país de población chiita, la otra gran rama del islam, en Medio Oriente.

La segunda parada de la primera gira internacional de Trump será Israel, otro aliado clave de la Casa Blanca en Medio Oriente.

En febrero pasado, Trump recibió al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en el Despacho Oval y, además de ofrecerle todo su apoyo, se desmarcó de la política exterior de sus tres predecesores y puso en duda que la paz deba incluir la creación de un Estado palestino, mediante la llamada solución de dos Estados.

Dos meses después, sin precisar tampoco cómo planea relanzar las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos, el mismo Trump le prometió ayer en la Casa Blanca al presidente palestino, Abbas, que conseguirá firmar un acuerdo final para terminar con el conflicto.

La reunión de Trump con Abbas en Washington provocó la reacción inmediata del gobierno israelí.
"Estoy deseando debatir con el presidente Trump las mejores opciones para avanzar hacia la paz (con los palestinos)", aseguró hoy Netanyahu durante su reunión con el primer ministro de Rumanía, Sorin Grindeanu, de visita oficial en Israel.
"Israel está siempre listo. (...) Siempre estoy listo para una paz auténtica", agregó Netanyahu, antes de acusar a Abbas y la dirigencia palestina de fomentar la violencia.

En Washington ayer, Abbas evitó atacar directamente a Netanyahu, un aliado de Trump, pero sí dejó claro que es Israel el que no permite la creación de un Estado palestino.

Al terminar la reunión, el presidente estadounidense tuiteó que estaba "honrado" de haber recibido a su par palestino. Hoy, sin mediar explicaciones, Trump borró ese mensaje.

Pese a ello, la Casa Blanca informó hoy en un comunicado que durante su paso por Medio Oriente, Trump se reunirá cara a cara con Netanyahu, Abbas y el presidente de Israel, Reuven Rivlin.

El fallo de la Corte recibe el rechazo de un amplio arco político e ideológico


El fallo de la Corte Suprema que declaró aplicable la conmutación de pena del 2x1 a condenados por delitos de lesa humanidad recibió hoy rechazos de diverso tono o el desacuerdo de un amplio y heterogéneo arco político e ideológico.

El premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, consideró que "la decisión de los tres miembros (de la Corte que votaron en favor del fallo) de equiparar los delitos comunes con los de lesa humanidad le hace un daño profundo a toda la sociedad; daña muchísimo el derecho de verdad y justicia".

También el abogado Daniel Sabsay, discrepó con el fallo de la Corte, que sumó ayer los votos favorables de los ministros Elena Highton, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz, porque, según argumentó, "los delitos de lesa humanidad no se pueden poner en el mismo nivel que los delitos comunes".
"Creo que los delitos de lesa humanidad son imprescriptibles, no pueden ser indultados ni amnistiados y no es posible ponerlo en un mismo nivel con los comunes, en lo que hace al 2x1", opinó Sabsay.

Consultado sobre el mismo tema por radio La Red, el ministro de Justicia, Germán Garavano, dijo hoy que no le correspondía opinar sobre los "fallos de la Corte", pero sostuvo que "en todos los casos" la llamada ley del 2x1 "fue uno de los peores engendros jurídicos", cuyos "efectos tan gravosos siguen estando".

El ministro señaló además que "un fallo del 2x1 en ningún escenario me parece bueno, lo he criticado desde que era secretario de juzgados de menores, hace más de 20 años", aunque aclaró que esta era su "reflexión general", independiente de este fallo en concreto.

Otro referente del oficialismo, el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, declaró a Télam que el gobierno de Cambiemos "respeta los fallos de la Justicia" y consideró que el máximo tribunal "aplicó en este caso el principio general de que en materia penal corresponde aplicar la ley penal más benigna, que es una ley general para todos".

Para la Defensoría del Pueblo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la cuestionada sentencia del Máximo Tribunal "establece criterios contrarios a las políticas y a la defensa de los derechos humanos sustentadas hasta el presente".
Citando el voto de minoría de los jueces de la Corte Ricardo Lorenzetti y Juan Carlos Maqueda, así como la opinión del constitucionalista Andrés Gil Domínguez, la Defensoría subrayó que "existen diferencias estructurales entre los delitos ordinarios y los delitos de lesa humanidad".
"Estos últimos no son susceptibles de amnistía, indulto o conmutación de la pena, son imprescriptibles y pueden ser juzgados en cualquier momento con el objeto de evitar la impunidad que impide una real reparación de las víctimas del terrorismo de Estado", subrayó en una declaración en la que marcó coincidencias con Sabsay y otros constitucionalistas.

Según la Defensoría del Pueblo porteña, "la renovación de la Corte trajo aparejado el mayor retroceso en la política de derechos humanos que, como dice Sabsay, representa 'romper con el principio de progresividad cuando un país ha alcanzado mayores niveles en materia de derechos humanos y retroceder'".

También formularon críticas de diverso tono al fallo fuerzas políticas como la UCR, el Frente Renovador, el FPV-PJ, el GEN, el Partido Socialista, el Bloque Justicialista, partidos del FIT, Unidad Popular y organizaciones sindicales y sociales, entre ellas las tres expresiones de la CTA.

El Comité Nacional de la UCR, uno de los partidos integrantes de la oficialista Cambiemos, exteriorizó su "enérgica disconformidad" con la sentencia de la Corte Suprema, al tiempo que reiteró "su irrestricto apoyo y respeto a la independencia del Poder Judicial".

El diputado radical Ricardo Alfonsín consideró a la sentencia "un retroceso", aunque pidió "respetar" la decisión del máximo tribunal y dijo que no le consta "que exista una interferencia del Ejecutivo" en el fallo pero que, "si los hechos lo demostraran, sería gravísimo y me encontrarían entre los primeros en denunciarlo".

Sobre el tema, el GEN de Margarita Stolbizer replicó en su cuenta de Twitter un mensaje sobre el fallo del secretario general del partido a nivel bonaerense Horacio Alcuaz, que sugiere responsabilidad gubernamental.
"Quisieron imponer 2 Jueces en la Corte, negaron cantidad desaparecidos, quisieron cambiar feriado 24/3. Ahora esos jueces dan 2x1. Son PRO..", reza el texto que Alcuaz publicó en su cuenta de la red social y que reprodujo el GEN.

El Partido Socialista calificó la decisión rubricada por los jueces Elena Highton de Nolasco, Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti de "fallo que favorece a la impunidad y golpea a la memoria, verdad y justicia".
"En momentos que la ciudadanía exige el cumplimiento efectivo de las penas, la justicia toma la determinación de dilapidar la historia reciente de memoria, verdad y justicia", indicó el PS en un comunicado y también relacionó el fallo "con la decisión primaria del Presidente de la Nación de elegir por decreto a los jueces Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz".

Desde el Movimiento Evita, el diputado nacional Remo Carlotto afirmó la Corte adoptó "un fallo amañado", sobre la base de "una legislación que imperó entre 1994 y 2001 y la aplican para crímenes cometidos entre el '73 y el '83" y adelantó que propondrá que el Congreso se pronuncie en contra de esa decisión.

El presidente del bloque de diputados del FPV-PJ, Héctor Recalde, opinó que el fallo es un "retroceso inadmisible" y adelantó también que presentará un proyecto de ley "para que se excluya de la ley penal más benigna a los delitos de lesa humanidad".

Por su lado, una declaración del Bloque Justicialista que integran Diego Bossio expresó "un posicionamiento totalmente contrario" a la resolución del Máximo Tribunal por considerarla "un grave retroceso en la política de derechos humanos" y exigió "que los criminales de lesa humanidad no gocen de ningún beneficio, mucho menos aún de la libertad o la conmutación de penas".

El Frente Renovador de Sergio Massa, por su parte, también rechazó el fallo de la Corte Suprema y consideró que se trata de "un mensaje pésimo para una sociedad que reclama mejor justicia y que los delincuentes de lesa humanidad cumplan su pena completa".

En el Senado nacional, Juan Manuel Abal Medina (FPV-PJ) presentó hoy un proyecto de declaración en el que se expresa el "más profundo rechazo" al fallo de la Corte que consideró aplicable el 2x1 a un condenado por delitos de lesa humanidad.

También el senador Fernando "Pino" Solanas (Proyecto Sur) rechazó la sentencia, según dijo, "un fallo sorprendente que tira abajo todo lo que se ha hecho en materia de derechos humanos" y que, afirmó, "es coherente con los cambios que viene llevando a cabo Macri".

Entre las organizaciones sindicales, la asociación bonaerense de profesionales de la salud Cicop repudió el fallo en un comunicado y también en un acto en el Hospital Posadas, del que que participaron Nora Cortiñas (Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora) y con presencias políticas como las de Vilma Ripoll (MST) y Juan Carlos Giordano (Izquierda Socialista).
También lo hicieron las tres expresiones de la CTA.

Claudio Lozano (Unidad Popular) dijo que se trata de un "fallo de la impunidad" y que "la política económica del endeudamiento del gobierno de Macri está asociada al perdón a los genocidas", mientras que integrantes del MST anunciaron que realizarán mañana a las 9.30 una protesta en las puertas del Palacio de Tribunales, en repudio del fallo de la Corte Suprema.

Para el gobernador del Chubut, Mario Das Neves, el controvertido fallo es "un retroceso y una vergüenza", así como "un retroceso que va a traer consecuencias", porque "es un fallo para una persona pero atrás de esa persona puede engancharse un montón de gente".

En Córdoba, el gobernador Juan Schiaretti (PJ) expresó su "desacuerdo" con el fallo de la Corte Suprema y dijo compartir la posición disidente "que expresaron los jueces Juan Carlos Maqueda y Ricardo Lorenzetti".

Schiaretti opinó que "este fallo va en la dirección contraria del castigo a los crímenes de lesa humanidad que son imprescriptibles y deben ser juzgados".

En la misma provincia, el intendente de la ciudad de Córdoba, Ramón Mestre (UCR), sostuvo que "hay que seguir con la lucha por la memoria, la verdad y la justicia" y señaló que "este fallo es un paso para atrás".

Como curiosidad, expresó un solitario respaldo al fallo de la Corte el intendente de Mar del Plata (general Pueyrredón), Carlos Arroyo, para quien "las respuestas que da la ley, muchas veces, no son las que quiere la población".

Subscribe to this RSS feed