Europa vive hoy la mayor huelga de pilotos de Ryanair de la historia

Europa vive hoy la mayor huelga de pilotos de Ryanair de la historia. Los profesionales de Irlanda, Bélgica, Suecia, Alemania y Países Bajos pararán durante la jornada de hoy para reclamar sus derechos frente a la aerolínea irlandesa de Michael O’Leary.

La compañía ya ha cancelado 396 vuelos para minimizar los efectos de la protesta, que afectará a un 17% de los vuelos programados. Habrá unos 67.000 pasajeros afectados.
Dos tandas de cancelaciones

La primera ola de cancelaciones se dio antes de este miércoles. Los pilotos de Irlanda, Bélgica y Suecia habían fijado el 10 de agosto, este viernes, como jornada de protesta. La aerolínea reaccionó y canceló una primera tanda de 146 vuelos. Pero ayer los pilotos de Alemania y Holanda decidieron secundar los paros, sumando 250 cancelaciones en el mercado alemán y elevando la cifra a 396 vuelos.

Desde la compañía se afirma que los pasajeros que se ven afectados por la huelga ya han sido notificados para devolverles el importe del billete o reubicarles en rutas alternativas.

Los sindicatos de los diversos países en protesta coinciden en sus reclamaciones: exigen mejores condiciones salariales, laborales y estar adscritos a la legislación laboral de sus países, no de Irlanda como hace la aerolínea.

Asimismo, se considera que Ryanair no ha mejorado significativamente sus condiciones desde que anunció el pasado diciembre que, por primera vez en sus 32 años de existencia, reconocería a sus representantes independientes. Pese a las promesas, las posturas siguen muy alejadas en algunos países.
El choque con los trabajadores

Las nuevas huelgas siguen a los días de paro que realizaron los tripulantes de cabina de España, Italia, Bélgica y Portugal el pasado 26 y 27 de julio, que obligaron a suspender más de 600 vuelos y provocaron un caos operativo en Italia.

La aerolínea lanzó unos días antes de esos paros que se plantearía recortar empleos y aviones en aquellas bases en las que se realicen huelgas, algo que ya ha supuesto el anuncio de una supresión de 300 empleos en Irlanda, donde están los trabajadores más combativos hasta el momento.

back to top