España: Al menos seis muertos en Mallorca por las fuertes lluvias e inundaciones

La catastróficas inundaciones sufridas en el pueblo de Sant Llorenç, en el levante de Mallorca, se convertían así en las más trágicas vividas en la isla desde al año 1989, cuando fallecieron cuatro personas en el municipio de Felantix, también en el este de la isla.

El número de desaparecidos identificados que se está intentando localizar por todos los medios un equipo de 400 personas ya son una veitena. Aparte están los numerosos heridos y los terribles daños en viviendas, calles e inmuebles así como las decenas de vehículos que se han visto arrastrados por el agua.

Todo empezó a primera hora de la tarde del martes cuando la tormenta se situó sobre Sant Llorenç descargando una fuerte lluvia durante horas, más de 180 litros por metros cuadrado en poco tiempo y hasta 300 litros al final de la noche. Sobre las 18 horas se desbordó el Torrente de Sant Llorenç y el caudal se dirigió con fuerza hasta el centro del pueblo que en pocos minutos quedó totalmente inundado. En las plantas bajas el agua alcanzaba los dos metros y las calles se convertían en auténticos ríos.


Según la alcaldesa de Sant Llorenç, los muertos son tres hombres y dos mujeres. Dos de nacionalidad británica, dos del mismo pueblo de Sant Llorenç. Entre los desaparecidos, hay vecinos del pueblo, turistas británicos y otros que se alojaban en agroturismos.

Desde Delegación de Gobierno han confirmado la llegada a la isla de efectivos de 80 efectivos y siete vehículos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) para ayudar en las labores de rescate.

Dos horas antes el mismo organismo confirmaba un cuarto fallecido. Esta madrugada, a las 5,00 h., informaban de la tercera víctima sin precisar las circunstancias ni el lugar de la muerte, mientras que los dos anteriores habrían muerte también en el municipio de Sant Llorenç, principal foco de la catástrofe.

Una de las víctimas, de 71 años, es una persona de edad avanzada y movilidad reducida que ha sido localizada sin vida por efectivos de la Guardia Civil en el sótano de su domicilio de la calle Ordinas, según han indicado a Europa Press fuentes de la Consellería de Hacienda y Administraciones Públicas. Otro de los fallecidos es un varón de 83 años, hallado sin vida en la parcela 72 del polígono 15, en la carretera Canyamel-Artà, según informa Diario de Mallorca. De la tercera víctima aún no han trascendido datos.

Todos los servicios de emergencias disponibles, Guardia Civil, bomberos, policías locales y efectivos de Protección Civil, trabajan desde anoche en la zona afectada por los desbordamientos tratando de auxiliar a personas atrapadas y de localizar a los desaparecidos.

En torno a un centenar de personas pasan la noche en el polideportivo de Manacor, habilitado junto a otros espacios públicos para acoger a quienes no pueden llegar a sus casas o han tenido que abandonarlas a causa de las inundaciones o daños sufridos por las correntadas.

Para las 8.30 horas de este miércoles se ha convocado una reunión del grupo asesor del plan autonómico de inundaciones, Inumbal, en la sede del 112 en Palma para coordinar los trabajos que se llevan a cabo en la comarca de Levante. Asistirá la presidenta del Govern balear, Francina Armengol, que a través de Twitter ha informado que está en contacto con la vicepresidenta del Gobierno Carmen Calvo, y otros miembros del ejecutivo central.

Según la última información del Consell de Mallorca, nueve carreteras de la zona este de la isla de Mallorca permanecen cerradas a causa de los desbordamientos de torrentes y las inundaciones.

Hasta 220 litros de agua por metro cuadrado cayeron en la tarde de ayer caído en la zona de Sant Llorenç, según el Govern balear.

El Servicio de Emergencias del 112 pide a todos los vecinos que permanezcan en sus casas y que ningún alumno vaya a clase en los colegios de los municipios de Sant Llorenç, la Colònia de Sant Pere, Artà y Son Servera.

Además, se han habilitado los polideportivos Miquel Àngel Nadal y na Capellera de Manacor y el polideportivo Es Pinaró de Son Servera para atender a las personas afectadas por las fuertes lluvias caídas en esta zona del noreste de la isla.

Los daños materiales causados por el desbordamiento del torrente son muy cuantiosos, según testigos presenciales de la riada y de los servicios de emergencia desplazados al lugar.

Tras conocerse lo sucedido, el presidente de Partido Popular, Pablo Casado, ha trasladado este martes su pésame por fallecidos y ha expresado su apoyo a los damnificados y efectivos que trabajan en la zona.

back to top