La Iglesia polaca minimiza los abusos sexuales

De respuesta “tardía” y “decepcionante” han calificado el informe del episcopado polaco sobre la pedofilia en el clero católico comentaristas de medios independientes. La asociación de víctimas de curas pedófilos No Tengáis Miedo reaccionó con indignación.

“Los obispos hablan sólo de los curas culpables. Sobre las víctimas callan. Suena a burla”, dijo su presidente, Marek Lisinski, que la semana pasada entregó su propio informe al Papa en el Vaticano. Francisco le pidió perdón y le besó la mano.

Reunidos el jueves en Varsovia en su conferencia plenaria, los obispos polacos reconocieron que en los últimas 30 años las instancias eclesiásticas habían registrado 625 casos de personas abusadas sexualmente por 382 sacerdotes, de las cuales 198 menores de 15 años de edad. Sólo una cuarta parte de los curas denunciados fueron apartados del sacerdocio, el 40% fue castigado con suspensión temporal y el 11% con “otras sanciones”, como traslados. Un 12% de casos fueron sobreseídos.

Los obispos, que han confeccionado su informe bajo presión y a regañadientes, acompañaron el acto con alegatos de defensa de la institución, denunciando una campaña para desacreditar a la Iglesia y criticando la sexualización de menores por la cultura laica contemporánea. “La pedofilia no es un problema de la Iglesia sino global”, afirmó el presidente de la conferencia, el arzobispo Stanislaw Gadecki. Como fuentes de la plaga de abuso de menores, citó la sexualización de los niños, la pornografía y el acceso a los anticonceptivos.

La Iglesia polaca lleva años defendiendo a curas denunciados, procesados e incluso condenados por pedofilia, evitando asumir la responsabilidad institucional y condenando los abusos sólo como actos de exclusiva culpabilidad individual.

Una orden católica polaca, Sociedad de Cristo, ha recurrido ante el Tribunal Supremo una sentencia que la condenó a indemnizar con 250.00 euros a una mujer que de niña fue abusada por un sacerdote de la orden.

En su informe, No Tengáis Miedo señala a 25 obispos polacos a quienes acusa de encubrir crímenes sexuales. Ningún jerarca de la Iglesia polaca ha querido reunirse con representantes de las víctimas desde que la asociación fue creada hace cinco años.

Igualmente visible ha sido el mutismo, desinterés o fastidio con que han desatendido o restado importancia a los escándalos que han sacudido en los últimos años la Iglesia católica en EE.UU., Irlanda, Chile, México y Alemania. Se niegan a que la pedofilia sea investigada por una comisión independiente con acceso a los archivos eclesiásticos, como se hizo en Alemania y piden las víctimas.

Más chocantes aún fueron las palabras del arzobispo Marek Jedraszewski, vicepresidente del episcopado, quien denunció el eslogan “tolerancia cero” para la pedofilia del clero como un “lema totalitario”, a pesar de que fue el papa Francisco quien lo acuñó. “El nazismo aplicó tolerancia cero a los judíos y aquello acabó en Holocausto. Los bolcheviques aplicaron tolerancia cero a los enemigos del pueblo, provocando otra masacre”, afirmó. “Debemos ser inmaculadamente firmes ante el mal, pero también exhortar a la conversión, a la penitencia y a tratar con piedad a los culpables”.

back to top