Brexit: El Gobierno frances exige condiciones más duras para conceder la prórroga

El Brexit no se producirá a medianoche de este viernes 12 de abril. En Bruselas se da por seguro que habrá una prórroga, pero no está claro ni su extensión ni las condiciones. A la cumbre de esta tarde, Francia se presenta con exigencias considerables para evitar que durante la extensión el Reino Unido pueda bloquear el funcionamiento de la UE. En concreto, pide que se elimine el derecho de veto de Londres, que no pueda oponerse a las decisiones que tomen los 27, según fuentes diplomáticas francesas.

En esta línea, París quiere endurecer el texto incluido en el borrador de conclusiones, que pide que el Reino Unido demuestre una “cooperación sincera” y que se comprometa a “actuar de forma constructiva y responsable durante este período con la obligación de una sincera cooperación….y evitando toda medida que pueda poner en riesgo la realización de los objetivos de la UE. No es suficiente para París que en la reunión de embajadores de ayer por la noche, fue quién más reticencias mostró a la propuesta de prórroga flexible y larga, hasta un máximo de un año, defendida por el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

La lógica detrás de la postura francesa es que ya que el Reino Unido no formará parte de la UE en el futuro, no tiene sentido que sea determinante en las decisiones que modelarán este futuro, como pueden ser las nominaciones de cargos o las perspectivas financieras. Una limitación difícil de establecer de forma legal ya que el Reino Unido seguirá siendo miembro de pleno derecho de la UE durante este período, aunque sea un socio en proceso de salida. Podría tomar la forma de una declaración del Reino Unido que se inscribiría dentro de la decisión de la prórroga. El temor a este potencial sabotaje del Reino Unido durante el período de prolongación es general entre los 27, pero es Francia quién exige más garantías para intentar minimizarlo.

Sin embargo, todo dependerá de la intervención que la primera ministra Theresa May hará al inicio de la cumbre esta tarde. Allí deberá exponer sus planes y también sus peticiones, que hasta el momento se centran en solicitar una prolongación hasta el 30 de junio con el compromiso de convocar elecciones al Parlamento Europeo. En las anteriores cumbres, estas intervenciones iniciales de May han causado una gran frustración, por la falta de claridad y de concreción en sus proyectos. Además, hay que añadir la desconfianza que albergan los 27 respecto a la capacidad de la primera ministra de implementar los planes que les pueda exponer, dada su debilidad interna.

De esta primera intervención, Francia espera saber los planes de May y también que clarifique su compromiso a celebrar elecciones europeas. La fórmula utilizada por la primera ministra de convocar las elecciones pero con la intención de poderlas desconvocar si consigue ratificar a tiempo el Acuerdo de Retirada, no gusta a París, que cree que de esta manera se socava la importancia y la credibilidad de estos comicios.

Sobre la mesa están ahora mismo una prórroga corta, que serviría para evitar el Brexit duro de este viernes, pero que no proporcionaría una solución definitiva, sería una nueva patada hacia delante; o bien una prórroga más larga como la que propone el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. Hasta un año máximo con la obligación del Reino Unido de participar en las elecciones europeas, y que se podría interrumpir en el momento en que Londres ratificara el Acuerdo de Retirada. Es una fórmula que preocupa por la incertidumbre que provoca, supone más tiempo viviendo con la espada del Brexit encima de las cabezas de la UE, y por el riesgo que afecte al buen funcionamiento de la UE, con un estado miembro con plenos derechos pero en proceso de salida.

back to top