EE.UU: Protección especial para la legisladora musulmana Ilhan Omar por las amenazas de muerte tras el tuit de Trump

La legisladora Ilhan Omar, musulmana de origen yemení, no cede ni ante el acoso político del presidente Donald Trump, ni por las intimidaciones criminales de los fanáticos trumpistas.

Omar aseguró en un comunicado la noche de este domingo que se han incrementado las amenazas de muerte que recibe desde que Trump difundió en su Twitter un vídeo con el objetivo de difamarla, dando a entender que ella infravalora el ataque terrorista de 2001. Algunas de esas amenazas incorporan el vídeo.

“La retórica de la violencia y todas las formas de discurso del odio no tienen lugar en nuestra sociedad, mucho menos cuando proceden de nuestro comandante en jefe”, remarcó Omar. “Todos somos americanos. Esto pone vidas en peligro”, recalca en su pronunciamiento, en el que acusa al presidente de fomentar el extremismo de la ultraderecha. “Esto se ha de parar”, solicitó.

Emitió su comunicado después de que Nancy Pelosi, jefa de la mayoría demócrata en el Congreso, tomara medidas para proteger a la representante por Minesota. “Como resultado de los tuits del presidente, he hablado con el sargento al mando para asegurar que la policía del Capitolio establece medidas para garantizar la seguridad de la congresista Omar, su familia y su equipo”, informó la speaker de la cámara.

“Los agentes estarán vigilantes y afrontarán las amenazas que ella encuentre”, añadió Pelosi”. La veterana legisladora por California también requirió en su comunicado que Trump quitará ese vídeo de su red social. Lo sacó como tuit destacado, pero no lo borró. Más bien el presidente redobló ayer su acoso al replicar, con un redactado enrevesado y poco gramatical, a la dirigente de los demócratas.

“Antes de que Nancy, que ha perdido el control del Congreso y no consigue hacer nada, decida defender a la representante Omar, ella debería mirar los pronunciamientos anti semitas, anti Israel y su ingrato odio a Estados Unidos que Omar ha realizado. Ella está fuera de control, excepto por su control de Nancy”, dijo.

“No entré en la carrera electoral por un escaño para quedarme en silencio”, señaló después de que Trump la colocara en el centro de la diana. En el tuit del presidente se intercalan imágenes de la destrucción de las Torres Gemelas con una frase sacada de contexto –“algunas personas hicieron algo”– de un discurso de Omar. En su intervención, pocos días después de las matanzas en dos mezquitas de Nueva Zelanda protagonizadas por un supremacista blanco, la congresista sostuvo que los musulmanes habían sido señalados y convertidos en ciudadanos de segunda a consecuencia del ataque del 11-S. “Me mantengo inmutable para continuar la lucha por la igualdad de oportunidades en nuestra búsqueda de la felicidad para todos los americanos”, subrayó.

El tuit de Trump fue denunciado de inmediato por los dirigentes demócratas y por los aspirantes progresistas a liderar la apuesta presidencial en 2020. Todo coincidieron en lamentar que el presidente trate de sacar provecho político apelando a la islamofobia y al incentivo de la xenofobia entre sus bases. Varias de estas voces resaltaron que con “este capítulo vergonzoso”, Trump incita a la violencia contra una legisladora y contra un grupo de población.

En En la Casa Blanca no se dieron por aludidos. La portavoz Sarah Huckabee Sanders afirmó en la cadena ABC que “el presidente no le deseaba ningún daño a la representante Omar con sus críticas. Pero Sanders prosiguió en el arrebato contra Omar por sus comentarios absolutamente abominables”. Según la portavoz, los demócratas deberían llamarla al orden por unos comentarios “impropios” para una congresista.

“El presidente no quiere el daño par nadie ni haya violencia contra nadie –reiteró–, pero cree que se debe reprender a alguien que no una vez, sino por su historia de pronunciamientos antisemitas, mientras que los demócratas miran hacia el otro lado”. En su tuit, Omar replicó: Nadie, no importa los corrupto, inepto o perverso, puede amenazar mi inquebrantable amor por América”.

El eco de las palabras de Trump han incentivado un boicot contra el The New York Post. Este tabloide de ideología de la ultra derecha publicó el pasado jueves una portada monográfica con las Torres Gemelas en llamas y la cita de las palabras de Omar. Como respuesta, comerciantes neoyorquinos de origen yemení, que controlan unos 4.000 colmados, han hecho una llamada contra la venta de ese diario.

La Yemeni American Merchants Association, que representa esos comerciantes, emitió una nota en la que sostuvo que ese tipo de portadas no hacen más que “fomentar el odio, incita a atacar a Omar y su familia y a los que profesan la fe del Islam”.

back to top