Bajan la presión en EEUU por los aranceles a China antes de nuevas negociaciones


Productores de soja e industriales de Estados Unidos reclamaron hoy al presidente Donald Trump dar marcha atrás con su amenaza de elevar aranceles y poner fin a la guerra comercial con China, a días de una nueva ronda de negociaciones en Washington.

El mensaje se vio reforzado por los mercados financieros, con las acciones estadounidenses cerrando con un caída de 1,79% tras llegar a retroceder más del 2% por primera vez en meses por temor a que la tensión comercial frustre un acuerdo.

Las bajas se replicaron en las principales plazas europeas por segunda jornada seguida.

Trump prometió que desde el viernes Estados Unidos subirá del 10 al 25% los aranceles a productos chinos por 200.000 millones de dólares.

Negociadores de Estados Unidos han acusado a Beijing de renegar de compromisos hechos durante meses de conversaciones destinadas a equilibrar la balanza comercial, poner fin al robo de tecnología estadounidense y recortar los subsidios de China.

Pese a esta retórica agresiva, China dijo hoy que su máximo negociador comercial, el viceprimer ministro Liu He, liderará una delegación en dos días de conversaciones en Washington que empezarán el jueves, un día después de lo previsto.
"China siempre cree que el respeto, la igualdad y el beneficio mutuo son la premisa para alcanzar un acuerdo. Sumar tarifas no resolverá ningún problema", dijo el vocero de la Cancillería china, Geng Shuang, a periodistas en Beijing.

Los anuncios de Trump de nuevas tarifas han asustado a los inversores, que, como los productores de soja e industriales estadounidenses, cuentan con una resolución a un conflicto que en un año se tragó 360.000 millones de dólares en comercio bilateral.

Los productores de soja estadounidenses han sido blanco de la represalia china, y sufrirán aún más perjuicios si la batalla se prolonga, dijo hoy el presidente de la Asociación Estadounidense de Soja (ASA), Davie Stephens, en un comunicado.

Stephens agregó que los "granjeros están en una situación desesperada, Necesitamos una resolución positiva a esta disputa arancelaria, no una mayor escalada de las tensiones".

China es un mercado clave para la soja estadounidense, pero el año pasado las ventas cayeron un 75% comparadas con 2017, a una cifra de 3.000 millones de dólares, luego de que China respondió con aranceles del 25% a los granos estadounidenses.

Stephens dijo que los precios ya están muy bajos, así que "necesitamos que se reabra el mercado chino a la soja estadounidense en semanas, no en meses o en más tiempo", y antes de que empiece la cosecha de 2019, en septiembre, informó CNN.

La industria química enfrenta dificultades similares, y también llamó a la Casa Blanca a actuar rápido.
"Los riesgos de seguir usando los aranceles como una táctica de negociación con China son muy altos, y cualquier beneficio potencial aún es incierto", dijo el presidente del Consejo de Química Estadounidense, Cal Dooley, en un comunicado.
"China provee a Estados Unidos varios químicos que no se consiguen en otro lado y que son un aporte crítico para la industria estadounidense", agregó, destacando que China también es el tercer mercado del mundo para las exportaciones estadounidenses.

back to top