Buscan salvar el pacto nuclear iraní

El tiempo se agota. El plazo dado por Irán a la Unión Europea para que cumpla con el compromiso de encontrar alternativas que le ayuden a superar las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos llegará el 7 de julio, pero hasta el momento no parece existir una salida a esta encrucijada en que los europeos quedaron sumergidos desde que Donald Trump se retirara del acuerdo nuclear hace un año.

“Lo importante es que las negociaciones continúan y que logremos llegar a un futuro acuerdo”, aseguró ayer el ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas, que visitaba Teherán. “Nosotros no podemos hacer milagros, pero trataremos de evitar el fracaso”, insistió el ministro, que se reunió largo rato con su contraparte iraní, Mohamed Javad Zarif, quien dejó claro que la solución pasa por detener la “guerra económica” de EE.UU. contra Irán.

Irán deplora el retraso en el mecanismo de la UE para aliviar las sanciones comerciales de Estados Unidos

“Reducir la tensión sólo es posible deteniendo la guerra económica de los norteamericanos”, aseguró Zarif, a quien le espera una larga semana de negociaciones. A la visita de Maas, que ayer hablaba en representación de los tres países europeos firmantes del acuerdo, le seguirá la del primer ministro japonés, Abe Shinzo, quien traería un mensaje directo de Trump, con quien se reunió semanas atrás. El presidente estadounidense ha intentado en las últimas semanas reducir la tensión con Irán después de que a comienzos de mayo muchos llegaran a temer por un inminente enfrentamiento en el golfo Pérsico.

“Vengo de una gira que me ha llevado a Abu Dabi, Ammán y Bagdad, y el principal tema de conversación es que nadie quiere que se incrementen las tensiones”, aseguró Maas, que definió la situación actual en la región como “explosiva”. El 6 de mayo, y como respuesta a la decisión de Washington de cancelar todas las excepciones a países que compraban crudo persa, Irán anunció que dejaba de enviar uranio enriquecido y agua pesada para ser almacenada en otros países como estaba recogido en el acuerdo.

“Ellos incumplieron un acuerdo. ¿Y ahora quieren abrir otra negociación?”, explicó el ministro Zarif

Teherán anunció además que empezaría a enriquecer uranio por encima del límite establecido del 3,97% si para el 7 de julio la UE no hallaba mecanismos para que Irán pudiera vender su petróleo y hacer transacciones bancarias. Hasta ahora las alternativas europeas para poder responder a los iraníes parecen lejanas. Ayer el ministro Maas aseguraba que Alemania, Francia y Reino Unido pondrán en marcha el Instex próximamente, pero no especificó detalles. El Instex está diseñado para ser un vehículo comercial que tiene como objetivo la quita a las sanciones de Estados Unidos y ayudar a las empresas iraníes y europeas a hacer negocios sin tener que pasar por transacciones bancarias. “No tenemos esperanzas en ver el Instex puesto en acción”, aseguró ayer el portavoz de Exteriores, Abas Mousavi, en una rueda de prensa que se celebró antes de la visita del ministro alemán. Mousavi fue más allá al asegurar que hasta el momento no había visto ningún paso tangible de los europeos para garantizar los intereses iraníes. Del lado europeo, Maas fue claro al asegurar a los iraníes que si ellos mantenían los compromisos firmados, Europa también lo haría.

El ministro Zarif también fue claro al asegurar que para hablar de temas fuera del acuerdo los estadounidenses deben probar primero que es beneficioso negociar con ellos. “Ellos incumplieron un acuerdo. ¿Y ahora quieren abrir otra negociación?”. Y concluyó haciendo un llamamiento para que se observe quiénes eran realmente los que desestabilizaban la región.(La Vanguardia)

back to top