Corea del Norte dice que los ejercicios militares entre Seúl y Washington dificulta el diálogo

Corea del Norte criticó hoy a Corea del Sur por los "agresivos ejercicios de guerra" que lleva a cabo junto a Estados Unidos, y afirmó que mientras estos ensayos continúen será "difícil" que haya diálogo alguno entre ambos países vecinos.

El gobierno comunista volvió a cargar así contra las maniobras militares conjuntas que los dos países aliados realizan este mes y fijó su postura a través de un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores recogido por la agencia estatal norcoreana de noticias KCNA.

Pyonyang acusa a Seúl de ponerle en "posición de enemigo", y de hacer que todo contacto intercoreano "sea difícil a menos que pongan fin a tales ejercicios militares o encuentren una excusa plausible o una explicación sincera por los mismos", señala la nota, firmada por el director general del ministerio norcoreano Kwon Jong-gun.

La declaración tiene lugar al día siguiente que el régimen realizara dos nuevos lanzamientos de misiles balísticos de corto alcance desde su costa oriental, el quinto test de este tipo en quince días.

El líder norcoreano, Kim Jong-un, supervisó en persona este último ensayo armamentístico "de un nuevo tipo de arma" y expresó su "gran satisfacción" por el mismo, según informó la KCNA en otra nota replicada por la agencia de noticias EFE.

El comunicado de la cancillería justifica estos lanzamientos e incluso se hace eco de unas declaraciones del presidente estadounidense, Donald Trump, quien "reconoció de forma efectiva el derecho a la autodefensa de un estado soberano, al decir que son tests con misiles pequeños similares a los que hacen muchos países".

Trump, tras restar importancia a los anteriores ensayos de misiles norcoreanos, aseguró este sábado que Kim Jong-un le ha ofrecido una "pequeña disculpa" por estas pruebas armamentísticas en una carta que le envió esta semana.

Los dos aliados iniciaron este domingo una nueva fase de sus ejercicios castrenses anuales, que se prolongarán durante diez días y consistirán en practicar la transferencia de control operacional de combate desde Washington a Seúl y en reforzar su preparación bélica, según informó el Estado Mayor Conjunto (JCS) surcoreano.

back to top