Evacuan a náufragos y piden asilo para menores del barco Open Arms mientras empeoran las condiciones

La guardia costera de Malta evacuó hoy a ocho náufragos del barco de la ONG española Pro Activa Open Arms por necesidades médicas, mientas los rescatistas reclamaron a España asilo para los menores en medio de una creciente tensión a bordo tras once días en alta mar, a la espera de autorización para desembarcar en Europa.

Un total de 151 personas, entre ellas mujeres y menores de edad, aguardan en el barco hacinadas, y sin suficiente agua potable, que las autoridades de la Unión Europea les asignen un "puerto seguro" de amarre, cumpliendo con la legislación internacional.

El buque humanitario, que se encuentra en aguas intencionales en el Mediterráneo, cerca de la isla italiana de Lampedusa, advierte que las condiciones meteorológicas empeorarán en los próximos días, con lo que necesitan ponerse a resguardo cerca de algún puerto. Si no obtienen permiso, tendrán que desafiar la prohibición del premier y ministro de Interior italiano, Matteo Salvini, de entrar en aguas territoriales del país.

"No podemos continuar a la deriva con olas de dos metros", dijo hoy el fundador de la ONG, Oscar Camps, en declaraciones radiales. La previsión a partir del miércoles es de fuerte viento y olas de 2,2 metros de altura.

La ONG concretó esta mañana la evacuación hacia Malta de dos mujeres con problemas médicos y de sus familiares, según informó por medio de un video publicado en las redes sociales, donde se puede apreciar cómo el resto de náufragos despiden entre aplausos a los que se dirigen a tierra.

La evacuación de estos náufragos se suma a otro operativo a cargo de la guardia costera de Italia que tuvo lugar anoche y que permitió que un hombre con tuberculosis pudiese ser llevado a un hospital.

La situación a bordo es cada vez "más complicada e inestable", dijeron a Télam desde la ONG española cuando se cumplen once días del rescate del primer grupo de náufragos que se encuentran en el barco.

"A la potabilizadora se le rompió una pieza de goma, la hemos arreglado pero la reparación es provisional, veremos cuánto tiempo dura", explicó el jefe de máquinas del barco, Mario Garcia Abad, en declaraciones a RTVE (Radio Televisión Española).

Desde el último rescate que tuvo lugar el sábado, cuando 39 náufragos se sumaron a otros 120 rescatados con anterioridad, la ONG advierte de la urgencia de desembarcar a estas personas que se encuentran en "shock" y han sufrido violaciones de todo tipo en Libia, país al que la UE financia para que frene la llegada de inmigrantes y refugiados a sus costas.

Malta se ofreció acoger únicamente a las últimas 39 personas rescatadas, reconociendo que estaban en aguas de su jurisdicción, pero la ONG española se negó porque defiende que todos los náufragos tienen derecho a ser llevados a un puerto seguro de la UE.

Haber accedido a desembarcar solo a algunos de los náufragos hubiese generado una tensión mayor, sostuvo la ONG.

Los rescatistas, que están utilizando todas las vías legales para conseguir la protección internacional de los náufragos del Open Arms, presentaron hoy ante la embajada de España en Malta solicitudes de asilo para los 31 menores a bordo.

En tanto, las autoridades europeas dijeron que se comunicaron con los Estados miembros de para "explorar posibles opciones" en caso de una reubicación voluntaria" de los náufragos.

Otro barco de la ONG Médicos sin Fronteras sigue también en el Mediterráneo con 251 personas a bordo, también al límite de sus posibilidades reclamando con urgencia autorización para desembarcar, sin que las autoridades europeas hayan dando aún una respuesta.

back to top