Irán: Yavad Zarif dice que EEUU está avergonzado porque sus armas no evitaron el ataque yemení

El ministro iraní de Relaciones Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, aseguró hoy que Estados Unidos está avergonzado, porque las armas que vendió a Arabia Saudita no impidieron el ataque de los rebeldes yemeníes a la poderosa refinería petrolera Aramaco, y por eso niega la realidad y culpar a Irán.

"Estados Unidos está en fase de negación si cree que las víctimas yemeníes durante cuatro años y medio de los peores crímenes de guerra no harían todo lo posible para contraatacar", escribió Zarif en su cuenta de Twitter, en alusión a los ataques del pasado sábado contra la poderosa petrolera saudíta Aramaco, reivindicados por los rebeldes hutíes.

El jefe de la diplomacia iraní subrayó que "tal vez es vergonzoso que sus armas de cientos de miles de millones de dólares no interceptaran el fuego yemení".

"Pero culpar a Irán no cambiará eso", subrayó Zarif, quien insistió en que "la única solución para todos" es poner fin a la guerra en el Yemen, que se recrudeció con la intervención en marzo de 2015 de una coalición militar liderada por Arabia Saudita.

Esos países, que cuentan con el apoyo de Estados Unidos, tienen como objetivo expulsar del poder a los rebeldes hutíes, respaldados a su vez por Irán, que sin embargo insiste en que no les financian ni envían armamento como denuncian la Casa Blanca y Arabia Saudita.

Por su lado, el presidente iraní, Hasan Rohani, urgió hoy en rueda de prensa "a los enemigos de la región a aprender la lección" y subrayó que los yemeníes "no atacaron a una escuela, a un hospital o a un mercado, sino a un centro industrial", refirió la agencia de noticias EFE.

Los insurgentes lanzan frecuentes ataques contra Arabia Saudita, pero, en esta ocasión Estados Unidos denunció que el perpetrado con diez drones contra dos refinerías de Aramco es obra de Irán y por ello el secretario de Estado, Mike Pompeo, viajó a Riad para coordinar una eventual respuesta.

Zarif, que volvió a negar la implicación de Irán en estos ataques, criticó que Estados Unidos "no está molesto cuando sus aliados bombardean sin piedad a bebés en el Yemen con sus armas y su asistencia militar y en cambio está terriblemente molesto cuando las víctimas reaccionan de la única manera que pueden, contra las refinerías del agresor".

Numerosas ONG han denunciado que la coalición liderada por Arabia Saudita ha cometido crímenes de guerra en Yemen, ya que muchos de sus bombardeos destruyeron hospitales y escuelas o han impactado en ceremonias como bodas.

Los ataques contra Aramco elevaron al máximo la tensión entre Teherán y Washington, que dice no querer una guerra pero prepara al mismo tiempo una respuesta.

Arabia Saudita cortó relaciones diplomáticas con Irán desde 2016 y ambos países se disputan la influencia de Medio Oriente.

back to top