Según la Comisión Europea el riesgo de un "Brexit duro" sigue siendo "muy real"

El presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, advirtió hoy que no se podrá hablar de "un progreso real" en la negociación del Brexit mientras Londres no presente una propuesta factible para sustituir la salvaguardia irlandesa, y que por el momento el riesgo de un divorcio sin acuerdo "sigue siendo muy real".

En un debate en el Parlamento Europeo en Estrasburgo, Juncker tildó de "palpable" el riesgo de que la salida del Reino Unido se produzca el próximo 31 de octubre sin un acuerdo, a pesar de que el Parlamento británico aprobó legislación que obliga al Ejecutivo a solicitar a Bruselas un retraso del Brexit si no se ha llegado a un acuerdo el 19 de octubre.

Cualquier acuerdo que pueda evitar esa salida brusca, subrayó el presidente de la CE, debe contener la salvaguardia irlandesa que deplora el Gobierno británico, la cual, recordó, asegura que no haya una frontera dura en la isla de Irlanda, preserva el mercado único europeo y protege la estrecha relación entre el norte y el sur de la isla.

"Yo le dije al primer ministro Johnson que no tenía ningún vínculo emocional con la salvaguardia, pero que apoyo los objetivos para los que está diseñada. Por eso le pedí al primer ministro que viniera con propuestas operativas escritas que nos ayuden a alcanzar estos objetivos", dijo el presidente del Ejecutivo comunitario.

Hasta que no se produzca esta propuesta, añadió Juncker citado por la agencia de noticias EFE, "no podré decirles mirándolos a los ojos que se ha alcanzado ningún progreso real".

Juncker se reunió anteayer con el primer ministro británico, Boris Johnson y tras la reunión el británico aseguró que hay "varias ideas" sobre la mesa para permitir que el Reino Unido salga de la Unión Europea (UE) y al mismo tiempo cumplir con los principios de la salvaguardia, pero Bruselas insiste en que estas propuestas aún no se han presentado por escrito.

"La Comisión está preparada para trabajar desde la mañana hasta la noche para encontrar las soluciones políticas y técnicas. No sé si llegaremos, nos queda poco tiempo. Lo que sí sé es que tenemos que seguir intentándolo", dijo Juncker.

En el debate también intervino el jefe negociador europeo para el Brexit, Michel Barnier, quien dijo que asuntos como la frontera irlandesa, así como los derechos de los ciudadanos o la factura del divorcio, no "desaparecerán" del horizonte incluso si el Reino Unido opta por una salida dura de la UE a fines de octubre.

"Tendremos que resolver estos asuntos en cualquier caso antes de (negociar) una relación futura con el Reino Unido", advirtió.

El debate estuvo marcado por la bancada del partido del Brexit, la más numerosa en el Parlamento Europeo con 29 escaños, que, liderada por el eurófobo Nigel Farage, criticó los comentarios de Juncker, Barnier y los eurodiputados de grupos proeuropeístas que intervinieron.

back to top