Brixit: La UE y el Reino Unido acercan posiciones en busca de un acuerdo

La Unión Europea (UE) dijo hoy que sus conversaciones con el Reino Unido para hallar un acuerdo de divorcio amistoso se han vuelto a encauzar, pese a que aún quedan grandes escollos por salvar a poco más de dos semanas de la fecha del Brexit.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, dijo haber "recibido señales promisorias" del primer ministro de Irlanda, Leo Varadkar, de que aún es posible un acuerdo del Brexit, y que por ellos decidió extender un plazo fijado para continuar con las conversaciones.

Tusk, en declaraciones en Nicosia, Chipre, dijo que "por primera vez" Varadkar y el primer ministro británico, Boris Johnson, han coincidido en que hay un camino posible hacia un acuerdo.

"Incluso la probabilidad más mínima debe aprovecharse" para evitar un Brexit sin acuerdo, agregó.

De inmediato, la maquinaria de negociaciones volvió a ponerse en marcha.

El ministro británico para el Brexit, Stephen Barclay, fue recibido calurosamente por el negociador de la UE Michel Barnier antes de iniciar una conversación de dos horas.

La vocera de la Comisión Europea, el ejecutivo de la UE, dijo que la reunión en Bruselas fue "constructiva".

"Creo que si hay una voluntad, hay, por supuesto, un camino. De lo contrario, la gente no estaría trabajando en esto", declaró a periodistas, citada por la cadena BBC.

Tusk había dicho originalmente que hoy sería el último día de conversaciones por el Brexit, pero, por los avances que ha visto ahora, las negociaciones se extenderán al fin de semana, antes de la cumbre de dos días de la UE, que comienza el próximo jueves.

Tusk dijo que "no hay garantías de éxito y el tiempo prácticamente se terminó", pero insistió en que ambas partes deberían aprovechar esta oportunidad antes de la prevista salida del Reino Unido de la UE, el 31 de octubre.

Tras reunirse ayer con su par irlandés, Johnson dijo anoche que veía un "camino" hacia el esquivo acuerdo para evitar un Brexit caótico y perjudicial para la economía británica y europea.

Varadkar, por su parte, dijo que el encuentro fue "muy positivo".

El principal punto de divergencia sigue siendo cómo gestionar la única frontera terrestre entre el Reino Unido y la UE, que es la frontera entre Irlanda del Norte e Irlanda.

El desafío de conservar esa frontera completamente abierta ha dominado las discusiones del Brexit durante tres años, desde que los británicos votaron irse de la UE en un referendo en 2016.

Una frontera abierta en la isla de Irlanda es considerada vital para la economía de la región y como pilar de los acuerdos de paz que pusieron fin a décadas de violencia en Irlanda del Norte entre partidarios y detractores de la pertenencia al Reino Unido.

Johnson ha dicho que el Reino Unido abandonará la UE el 31 de octubre con o sin acuerdo.

Sin embargo, el Parlamento británico ha aprobado una ley que exige extender las conversaciones con la UE en caso de que los diputados no aprueben un acuerdo con el bloque para el 19 de octubre.

back to top