Ecuador: Lenín Moreno convocó a la dirigencia de las organizaciones indígenas a celebrar un "diálogo directo"

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, convocó hoy a la dirigencia de las organizaciones indígenas a celebrar un "diálogo directo" capaz de poner fin a la conmoción en la que se hundió el país el 1 de octubre, cuando un decreto eliminó los subsidios a los combustibles.

"Hago un llamado a los dirigentes a dialogar directamente conmigo, sentémonos para conversar, para dialogar sobre el decreto 883, hablemos de a dónde deben dirigirse esos recursos y asegurémonos que vayan a quienes más lo necesitan, pongamos en nuestras manos la solución de las diferencias", dijo el jefe de estados en un mensaje de menos de un minuto.

"El país debe recuperar la calma", añadió desde Guayaquil, adonde mudó la sede del gobierno tras el estallido que convirtió a la capital, Quito, en una ciudad sitiada por las movilizaciones indigenistas, de sindicatos y de movimientos sociales.

Mientras Moreno hablaba en Guayaquil, en Quito miles de indígenas marchaban por las calles céntricas y los alrededores del parlamento, donde se reportaron algunos disturbios con la policía, que disparó granadas de gas lacrimógeno para evitar la irrupción de la multitud en la sede legislativa.

La vía del diálogo fue promovida por Naciones Unidas y por la iglesia ecuatoriana, pero de momento no ha sido aceptada por los indígenas.

La Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie), que encabeza la reacción popular, exige para iniciar el diálogo la derogación de la medida que eliminó los subsidios a los combustibles, el cese completo de la represión y la renuncia de algunos funcionarios del gobierno.

La Conaie envió una carta al Gobierno en la que expuso sus condiciones para entablar mesas de diálogo y deponer las movilizaciones que desde hace nueve días mantienen a Ecuador bajo conmoción.

En esa misiva se exige la derogación del decreto 883 que eliminó el subsidio a los combustibles, un pedido que hoy acompañó la Defensoría del Pueblo.

También reclamó la renuncia o separación de la ministra de Gobierno, María Paula Romo; y del de Defensa, Oswaldo Jarrín, a quienes las comunidades hicieron responsables de la represión.

back to top