España: El Gobierno detecta un aumento de contagios tras el fin de la desescalada

Ya se hizo cuando no se había decretado el estado de alarma y es lo que se seguirá haciendo ahora que ya ha decaído para atajar los brotes que se multiplican por todo el territorio. Es lo que se denomina confinamiento selectivo o quirúrgico que, en pocas palabras, implica el aislamiento del área infectada, ya sea un edificio (como en Santander), un hotel (Tenerife), un centro de acogida (Málaga), una residencia de mayores (Madrid) o de todo un municipio. Incluso de una comarca. Es el instrumento más eficaz para controlar y erradicar esos brotes que tienen las comunidades autónomas y que dos leyes (Ley General de Sanidad y la Ley de Medidas Especiales de Salud Pública) otorgan a las autoridades. Y para llevarlo a cabo se puede echar mano de las Fuerzas de Seguridad con el apoyo de un juez.

Así lo explica el responsable del Centro de Coordinación de Emergencias y Alertas Sanitarias, Fernando Simón, tras las palabras del ministro de Sanidad, salvador Illa, quien en una entrevista en RAC1 ha apostado por la estrategia del confinamiento selectivo o quirúrgico antes que por un confinamiento general, de todo el territorio.

Esto sólo se produciría en el caso de que algún brote se descontrolara y produjera una transmisión comunitaria, algo que tanto Illa como Simón ven muy poco probable en este momento. Porque, incluso, en el caso de que un brote afectara a dos comunidades se podría trabajar en ese sentido.

Simón, sin embargo, no puede evitar mostrar su preocupación por el aumento de los contagios en la última semana, la primera de la nueva normalidad y en la que la que no hay restricción de movilidad. Y una gran parte de estos nuevos casos (la mitad de ellos asintomáticos) vinculados a brotes.

En este momento hay 51 brotes activos, aunque muchos de ellos están a punto de ser eliminados de esa lista roja al haber pasado ya más de 14 días (un periodo de transmisión) sin casos, como los de los hospitales del País Vasco, Basurto y Txagorritxu. En realidad, Sanidad está preocupada por once brotes, y especialmente por dos, el de Huesca y el de Lleida. En ésta, es un brote vinculado a temporeros (aún no se sabe si tiene relación con el Huesca), son “poquitos”, indicó Simón, “pero se han de valorar con mucho cuidado”.

La situación en Catalunya preocupa. Según los datos del Ministerio de Sanidad, en los últimos 7 días se han diagnosticado en Catalunya 621 nuevos casos de la Covid-19, mientras que la tasa de incidencia acumulada (casos diagnosticados por cada 100.000 habitantes) es de 8,09, por encima de Madrid (5,09) pero por debajo de Aragón (23,95) y de Navarra (9,32).

El indicador más fiable para los expertos sanitarios es el de los confirmados con inicio de síntomas en los últimos 7 días, que han sido 12 menos que los reflejados ayer, un total de 331. A la cabeza está Catalunya con 122, por delante de Aragón (39), Madrid (34) y Andalucía (33). Ayer por la tarde, los responsables de salud pública del Ministerio de Sanidad mantuvieron una reunión con la conselleria de Salut para analizar la situación.

Este aumento de casos –“detectados”, apunta Simón– se produce a escasos días de que se reabran las fronteras de la UE. Sanidad es consciente de que los contagios van a aumentar, porque es imposible controlar la entrada de turistas, aunque espera que la situación no se descontrole entre otras cuestiones porque los territorios más afectados, como USA, Brasil y Rusia, tienen prohibida su entrada.(La Vanguardia)

back to top