Recomendado para el viernes: «Cabo Verde», con Edgardo Moreira en NUN Teatro Bar

Por 1927 tenía influencia la teoría Lombrosiana, la cual señalaba que dependiendo del tamaño y tipo de cráneo una persona podía nacer o no criminal. La pieza nos adentra en un laboratorio clandestino donde

un doctor, afín a ese pensamiento, aparenta seleccionar un niño sano para que sea adoptado por la viuda del presidente porque se siente sola. Sin embargo, detrás de su búsqueda esconde un ingenioso plan para cobrar venganza.

En estos tiempos modernos el reconocido autor Gonzalo Demaría nos transporta al pasado para ofrecernos un pantallazo de la marginalidad y los tratos violentos. A su vez cuestiona con inteligencia las formas en las que los villanos eran tomados como héroes sin importar su despotismo.
FICHA TÉCNICO ARTÍSTICA:

Elenco: Edgardo Moreira, Silvina Katz, Florencia Cappiello y Matías Recalt
Autor: Gonzalo Demaría
Asistente de dirección: Agustín Magarola y Maria Paz De Godoy
Vestuario: Calandra-Hock
Diseño de luces: Leonardo Kreimer
Diseño de escenografía: Tadeo Jones
Realización de escenografía: Giuliano Benedetti
Maquillaje: Bianca Margulies
Peinado: Belén Trotta
Música: Simón Bosio
Comunicación y prensa: Mutuverría PR
Producción Ejecutiva: Maria Velez
Dirección: Ezequiel Sagasti

Duración: 70 minutos

Palabras del director Ezequiel Sagasti
 
Hicimos esta obra con Gonzalo Demaría hace poco mas de una década. Yo abrí mi camino en las tablas a mis diecinueve años, asistiéndolo a él en la dirección. La tarea no había sido para nada sencilla para mí. Recuerdo que estrenábamos el día que se anunciaba que no se fuera a los teatros por el desparrame de la epidemia de la gripe A. Sumado a ello era un mundo demasiado lejano para mí: la lucha por la libertad contra la élite opresora, la xenofobia aún resistiéndose a ceder ante la integración, las teorías criminalísticas predominando por sobre la igualdad de condiciones. Diez años pasaron y la historia argentina no hizo más que acercar las premoniciones del autor que hoy toman fuerza y se perciben más latentes que nunca.

Cabo Verde se me presentó este año como una tentación para retornar a mi origen. Mientras pienso, comprendo que es la primera vez que Saturno retorna a la misma coordenada en la que yo nací. ¿Casualidad? La Achuradora de la obra me respondería con un estilo Hegeliano diciéndome con una certeza tranquilizadora que todo es parte del plan providencial. Lo cierto es que llevo varias obras de mi autoría y dirección bajo mis brazos, pero aún así, esta es mi primera experiencia en la que dirijo un texto que no es mío, pero que tanto decantó en mí.
Desde el momento en el que Gonzalo me confió el libro, siento un compromiso con el material y un deseo de contar esta historia con una mirada personal. Siento un profundo cariño con los personajes y sus textos. Ellos son y han sido parte de mi vida e incluso me han marcado enormemente. Desde que comenzamos los ensayos, en todo momento supe los textos de memoria. Suena impensable, pero yo sé que mis mundos se han regido en estos años por estos personajes que de alguna manera le fueron dando permiso a los míos. Hoy me encuentro acariciado por la nobleza de un elenco tremendamente audaz, al cual escucho y veo decirme que confían en mis imágenes y eso me conmueve mucho.
Yo veo en Cabo Verde un objetivo que está más allá de la historia. Para mi la obra busca acercar realidades distintas y embellecer lo que no se cree bello. Se mete en las tripas de la sociedad, y las da vuelta para contar algo horrible como hermoso. Es un texto impresionantemente inteligente y atrevido, donde nos sentimos tocados en el corazón por una historia que jamás se nos hubiera permitido. Es una obra que arrebata la mente y su "deber ser" y la deja a un costado, quedando el cuerpo desnudo sintiendo. Donde no importa cuán grave, cuán horrible o feo sea lo que ocurra, el texto adormece a nuestros ojos y oídos moralistas y encuentra un camino para tocarnos adentro.

Viernes 20:30
En NUN Teatro Bar

Ramirez de Velasco 419, CABA
Entrada General: $350.-
A la venta en Alternativa Teatral

back to top