Eramos pocos y apareció el gemelo: Crítica a Mi villano Favorito 3

Mi villano favorito 3 (despicable Me 3, Estados Unidos/2017) Dirección: Pierre Coffin y Kyle Balda Guión: Ken Daurio y Cinco Paul. Edición: Claire Dodgson. Música: Heitor Pereira. Distribuidora: UIP (Universal). Duración: 90 minutos. Calificación: apta para todo público. Producción animada doblada al castellano en salas 2D o 3D

Valoración: regular

Por Vanesa Fognani. Seguir a @vfogna

Me volví fanática de estas criaturitas amarillas, de estos pompones atrevidos, hilarantes y con un sentido del humor desenfadado. Ya los venía siguiendo desde Mi Villano Favorito I y II, ¿Por qué tanta obsesión por estos bicharracos de un solo ojo? Seguramente el éxito y las manía por ellos se deba a que tanto las primeras películas de la saga descontracturan el cuento clásico del villano como segundón en la trama. Los protagonistas son los “malos”, los que transgreden a ley, los outsider, incluso los personajes sagrados son mostrados como pícaros y poco inocentes.

 

Dreamworks – estudio que también creó películas emblemáticas de animación como Shrek, Madagascar, Megamante, entre otras- pone toda la carne al asador y completa el tríptico de Desplicable Me. Pero esta vez suma a Balthazar Bratt (Trey Parker) y a Dru el hermano gemelo de Gru (ambos popularizados por el gran Steve Carrrel) un novato hampón con cabellera dorado. Además están los fijos: Lucy que quiere convertirse en una mamá perfecta, las niñas que son un torbellino, los minions que, aunque delegados de la historia, tienen su propios números. Tantos personajes, sumado a los chistes al pasar, demasiado bobalicones, y al bombardeo de imágenes que abruma, Mi villano Favorito 3 resulta desbordada y poco resultona. Pero veamos el vaso medio lleno, sin dejar el vaso medio vacio.

 Balthasar Bratt es lo mejor de Mi vecino favorito 3, su presentación estelar, en los primeros minutos de metraje, agradan y entretienen. Simil video clip, el villano es presentado como un niño que en los años 80 era popular en la tv y que por un infortunio pasa al ocaso absoluto, ese resentimiento de la pérdida del minuto de fama ha convertido a este falcucho con hombreras en un villano despiadado. Al ritmo popero de Bad de Michael Jackson y con un repertorio de música que tarareábamos en la década del plástico (Into the Groove de Madonna o Take on Me de A-Ha), el comienzo de la película parece prometedora. El villano de “la goma de mascar” con jopo y organito, quiere recuperar sus minutos de fama, por tal motivo intercepta un buque para robar un diamante rosa chicle.

 Con movimientos pélvicos pegadizos, Baltazhar realiza un atraco que resulta atractivo para el espectador, proponiendo un duelo interesante con Gru, pero esta idea que resulta medianamente divertida – los chascarrillos no logran la implosión de las otras entregas- se oscurece con diferentes tramas que no logran completarse. Aparece un misterioso gemelo que quiere despuntar el vicio de los malos hábitos, pero poco se desarrolla esta idea. Mi villano favorito 3 es una gran ensalada de personajes, la aventura no se completa y los pasos de comedia provocan apenas gracia.

 Lejos quedó la historia simple, clásica, en donde se resolvía un único problema, acá aparecen tantas historias trasnvarsersales que el sube y baja provoca tedio. La música demasiado imponente – las cancioncitas que no son ochentonas están creadas por Pharrel Williams- no deja espacio para el chiste físico, ese que produce gracia, tanto en niños como en adultos. Todo pasa demasiado rápido en Mi Villano Favorito 3, sin duda la peor de la saga.

 

 

back to top

Contactos

  • Mail: info@notinac.com.ar
  • Tel: (+54) 011 15-2663-5863