Julián Assange aseguró que Temer fue informante de EEUU


El fundador de Wikileaks, el australiano Julian Assange, asilado en la embajada de Ecuador en Londres, afirmó que el presidente brasileño, Michel Temer, operó como informante de Estados Unidos a cambio de favores políticos y sostuvo que Brasil fue el país latinoamericano más espiado por Washington a raíz de su potencial económico y petrolero.

Además, en diálogo con un portal brasileño, Assange sostuvo que las manifestaciones contrarias a la destituida presidenta Dilma Rousseff estuvieron alentadas por "robots" en las redes sociales que trabajaron para estimular las protestas, "algo que en América Latina no ocurre sin apoyo estadounidense".
"Temer tuvo reuniones privadas en la embajada estadounidense en las cuales les pasó cuestiones de inteligencia política y de discusiones de las dinámicas políticas en Brasil. Eso no permite decir que es un espía pago por el gobierno estadounidense, no hay pruebas de eso. Hablamos de algo más, de construir una relación para intercambiar información y tener apoyo político", dijo Assange.

Durante una entrevista con el portal "Nocaute", del escritor brasileño Fernando Morais, Assange recordó que Wikileaks en enero divulgó cables interceptados del Departamento de Estado que indican que desde 2006 Temer, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), aparece como informante sobre asuntos políticos de la diplomacia estadounidense.

Temer asumió en forma interina en mayo y quedó confirmado el 31 de agosto con la destitución en juicio político de la presidenta Dilma Rousseff, de quien era su vicepresidente y a quien se le opuso a inicios de 2016.

El fundador de Wikileaks, organización responsable por la interceptación y divulgación de más de cientos de miles de cables diplomáticos, militares y corporativos de las agencias del gobierno de Estados Unidos, es buscado por la justicia sueca por una denuncia de violación, que el activista considera un argumento para ser extraditado a Washington.

Según el australiano, Brasil fue el país latinoamericano más espiado por los sistemas de inteligencia de Estados Unidos, al recordar que la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), según se supo por la filtración del ex agente Edward Snowden, interceptó comunicaciones de Petrobras, de la presidenta Rousseff (el propio Ipad personal) y del Ministerio de Minas y Energía.
"Si uno mira cómo actúa el espionaje militar norteamericano en América Latina, se puede decir que Brasil es el país latinoamericano más espiado, algo interesante porque alguno imaginará ingenuamente que debe ser Venezuela o Cuba, porque históricamente fueron adversarios de Estados Unidos. Es Brasil el más espiado por ser una economía más grande, importante económicamente", explicó.

Según Assange, el principal motor del espionaje financiero respecto de Brasil tiene que ver con la empresa estatal petrolera Petrobras y a favor de las compañías estadounidenses Chevron y ExxonMobile.
"Con esta información el Departamento de Estado puede hacer maniobras en defensa de los intereses de las grandes empresas americanas de petróleo, lo que no necesariamente está alineado al interés de Brasil. A Dilma la espiaban por razones políticas, es una mezcla de búsqueda de información financiera con contexto político", sostuvo.

back to top

Contactos

  • Mail: info@notinac.com.ar
  • Tel: (+54) 011 15-2663-5863