El parlamento italiano dio media sanción a la nueva ley electoral impulsada por el gobierno

El Parlamento de Italia dio hoy media sanción a un proyecto de ley electoral impulsado por el gobierno que, con un sistema mixto entre mayoritario y proporcional, logró el apoyo de las fuerzas de centroderecha y el rechazo del opositor Movimiento Cinco Estrellas.

El oficialista Partido Democrático (PD) impuso su condición de primera minoría en la Cámara de Diputados y con el apoyo de la Fuerza Italia, de Silvio Berlusconi, y de la Liga Norte, de Matteo Salvini, alcanzó 375 votos a favor contra 215 en contra de la denominada "Rosatellum bis", la reforma con la que el país espera votar durante el primer semestre de 2018.
"La ley electoral la debemos hacer antes de que termine esta Legislatura. Es nuestro deber, no nuestra elección. Dicen que es una ley que no les conviene, o que no les guste, pero nadie dice que es inconstitucional", afirmó al justificar su voto el representante de la mayoría Ettore Rosato, que le dio el nombre a la norma.

Sin embargo, la segunda minoría en la Cámara, el Movimiento Cinco Estrellas, se mostró totalmente en contra de la iniciativa, por considerar que los perjudica al premiar a las coaliciones políticas más que a los partidos, y teniendo en cuenta su política de "cero alianzas" con la que se presentan en la política italiana desde 2009.
"Nos están imponiendo una ley electoral inconstitucional de manera antidemocrática. Y la historia no los absolverá", advirtió, al final de la sesión de más de 10 horas, el vicepresidente de la Cámara, el diputado del Cinco Estrellas Luigi Di Maio, antes de comparar al PD con Benito Mussolini.

El derechista "Hermanos de Italia" y los ex aliados del PD de Artículo 1 fueron otros de los que votaron en contra, mientras que el senador vitalicio y ex presidente Giorgio Napolitano fue otro de los críticos a la nueva norma, especialmente al uso de la moción de confianza.

El texto, que será girado en los próximos días al Senado, prevé la adopción de un sistema mixto entre mayoritario y proporcional para la elección de los 630 diputados y 315 senadores, además de la adopción de un "piso mínimo" de 3% para los partidos y 10% para las coaliciones.

A diferencia de la ley que el año pasado fue rechazada en un referéndum popular y que supuso la caída del entonces premier Matteo Renzi, la norma que discute ahora el Parlamento ya no incluye el denominado "premio de mayoría" a la lista más votada, lo que prevé más difícil la ronda de negociaciones para la formación de gobierno en un escenario en el que las encuestas marcan una paridad en tercios entre el PD, la centroderecha y el Cinco Estrellas.

El proyecto de ley supone que de los 630 miembros de Diputados se elijan 232 por colegio uninominal, 386 por sistema de listas y 12 por la circunscripción exterior, entre ellos ocho por América Latina.

En tanto, de los 315 miembros del Senado, se definirán 102 en colegio uninominal y 207 por sistema de listas, además de 6 elegidos por los votantes en el extranjero, incluidos los cuatro en Latinoamérica.

En esa dirección, los diputados aprobaron que los residentes en Italia puedan ser elegidos por la circunscripción exterior, una posibilidad vetada hasta ahora.

Además, el nombre del candidato a primer ministro de cada partido no figurará en la boleta, sino que será propuesto en la Asamblea Parlamentaria una vez realizada la elección.

Antes de la aprobación de este jueves, el gobierno había obtenido mayorías en tres rondas de votaciones previas en las que sometió a la moción de confianza los primeros artículos de la ley para evitar que la oposición introdujera modificaciones.
Así, entre el miércoles y el jueves la mega-coalición que aprobó la ley reunió sucesivamente 307, 308 y 309 votos a favor, antes del claro número de esta tarde que valió la media sanción.

Las próximas elecciones aún no tienen fecha, ya que al asumir en diciembre pasado el actual primer ministro, Paolo Gentiloni, se había propuesto como primer objetivo dar una ley electoral, que deberá armonizar las dos vigentes.

De todos modos, la convocatoria a nuevos comicios, una vez que se apruebe un texto en el Parlamento, se hará en algún momento del primer semestre de 2018, luego de que venza en febrero la composición actual, elegida en 2013 por cinco años.

Por ahora, sólo el PD, con el ex primer ministro Renzi, y el M5E, con el diputado Luigi Di Maio, han confirmado a sus candidatos a premier, aunque se descuenta también que la xenófoba Liga Norte postulará a su líder Matteo Salvini.

Berlusconi, tres veces premier, espera mientras tanto que el 22 de noviembre la Corte Europea de Estrasburgo decida sobre la suspensión que le pesa para ocupar cargos públicos hasta 2019 por una condena por fraude fiscal.

back to top

Contactos

  • Mail: info@notinac.com.ar
  • Tel: (+54) 011 15-2663-5863