La OLP se reúne sin Hamas y sin la Yihad por la decisión de EEUU sobre Jerusalén

El Consejo Central de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) se reunirá mañana para analizar su estrategia inmediata ante la decisión de Estados Unidos de declarar a Jerusalén como capital de Israel, pero sin Hamas y sin la Yihad Islámica, que anunciaron que no estarán en ese encuentro, aunque formalmente no forman parte de la organización.

Aunque Hamas "apreció" la convocatoria y se declaró interesada en "fortalecer la acción nacional colectiva", juzgó que las condiciones del encuentro "no permitirán hacer una revisión integral y responsable de la política”.

Un texto firmado por uno de sus líderes, Husan Badran, advirtió que de esa manera se impedirá que “se alcancen decisiones al nivel de las aspiraciones y derechos" de los palestinos.

La postura aparece compartida por la Yihad, según dijo uno de sus miembros, que pidió no ser identificado, a la agencia EFE. El vocero reseñó que la decisión de no asistir ya había sido transmitida al portavoz del Consejo Nacional Palestino (CNP), Salim Zanun.

Hamas consideró que para lograr un resultado satisfactorio la reunión debe hacerse fuera de los territorios palestinos, de modo que "todas las fuerzas y facciones palestinas participen en esta histórica misión, lejos de las presiones de la ocupación sionista".

Reclamó, además, que el "liderazgo unido" defina en un encuentro previo los temas a tratar y que todos los grupos participen en la creación de la agenda del encuentro y las condiciones de respuesta adecuadas.

Por su parte, el Comité Central de Al Fatah, dirigido por el presidente palestino, Mahmud Abbas, destacó ayer la importancia del encuentro del Consejo Central "para afrontar los serios desafíos de nuestra causa nacional".

Además, reiteró su decisión de que Estados Unidos sea rechazado como patrocinador de un eventual proceso de paz y señaló la necesidad de formar "un mecanismo internacional para resolver la cuestión palestina bajo los auspicios de la ONU", según la agencia oficial palestina Wafa.

A comienzos de diciembre, el presidente estadounidense, Donald Trump, reconoció a Jerusalén como la capital de Israel e inició la reubicación de su embajada desde Tel-Aviv hacia la ciudad santa, decisión con la que rompió décadas de política estadounidense y enfureció al liderazgo palestino.

Abbas anunció, entonces, que ya no aceptarán a Washington como interlocutor en el proceso de paz, pese a que los funcionarios de la Casa Blanca dijeron que mantenían su idea de presentar un plan para resolver el conflicto israelí-palestino.

El presidente palestino canceló la reunión prevista en diciembre con el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, que finalmente pospuso su visita oficial a Israel para el 22 de este mes.

back to top