Siria: Al Assad denunció que el bombardeo estuvo acompañado de una campaña de falacias y mentiras

El presidente de Siria, Bashar Al Assad, denunció una campaña de "falacias y mentiras de Estados Unidos" y sus aliados en el Consejo de Seguridad de la ONU, como epílogo al bombardeo que el viernes destruyó instalaciones militares en Siria.

"La agresión tripartita con cohetes contra Siria estuvo acompañada de una campaña de falacias y mentiras en el Consejo de Seguridad por parte de los mismos países agresores contra Siria y Rusia", lamentó Al Assad hoy durante una reunión con una delegación parlamentaria rusa en Damasco.

El presidente sirio consideró que esto prueba que Rusia y Siria "no solo libran una batalla contra el terrorismo sino también para proteger la ley internacional basada en el respeto a la soberanía de los Estados soberanos y la voluntad de sus pueblos", según un comunicado de la Presidencia siria publicado en Telegram.

El mandatario sirio recibió hoy en Damasco a parlamentarios rusos ante quienes elogió los sistemas de defensa antiaérea de la época de la Unión Soviética, a los que atribuyó el haber derribado más de 70 misiles lanzados en el ataque conjunto de Estados Unidos, Reino Unido y Francia.

La reunión fue confirmada por el diputado Dmitri Sablin, miembro de la delegación parlamentaria rusa que además precisó que Assad dijo que el sábado Siria repelió "la agresión estadounidense con cohetes fabricados en los años 70".
"Las películas americanas nos dicen que el armamento ruso es anticuado, pero ahora hemos visto quién realmente está atrasado", agregó el mandatario sirio según el legislador ruso.

Stablin, de Rusia Unida, el partido del presidente ruso Vladimir Putin, aseguró a los periodistas en Damasco que el presidente sirio calcula en unos 400.000 millones de dólares la factura para reconstruir su país después de la guerra.

Según el legislador, Assad prometió dar preferencia a las empresas rusas en la reconstrucción de Siria, y vetar la entrada en ese negocio a las compañías occidentales, informó la agencia de noticias EFE.

Estados Unidos, Reino Unido y Francia lanzaron el sábado un ataque con misiles contra varias instalaciones gubernamentales sirias, en las que según Washington se producían y almacenaban armas químicas, incluidas las que se habrían empleado en el supuesto ataque contra la ciudad siria de Duma, en Ghouta Oriental.

Según Rusia, entre los objetivos del ataque estaban un centro de investigación científica en Damasco, un cuartel de la Guardia Republicana siria, una base de defensa antiaérea, varios aeropuertos militares y almacenes con armas.

El jefe del Kremlin denunció ayer que la "agresión" a Siria ayuda a los terroristas que actúan en el país árabe, y advirtió de que el ataque amenaza el sistema de relaciones internacionales.

La ofensiva occidental contra supuestas instalaciones químicas en Siria no ha disuadido a las tropas leales a Al Assad de iniciar un ataque a gran escala en el norte de la región de Homs y el sur de Hama contra las facciones rebeldes.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos precisó que la operación se desarrolla en áreas junto a la carretera que une la localidad de Homs, capital de la provincia homónima, con la población de Al Salamiya, en Hama.

Esta campaña castrense ha sido lanzada después de que anoche las fuerzas armadas sirias proclamaran su victoria en Ghouta Oriental, antiguamente el principal feudo opositor de la periferia de Damasco y donde el ejército comenzó una ofensiva a finales de febrero.

back to top