Quim Torra y Puigdemont piden "diálogo sin condiciones" a Rajoy desde Berlín

Resultado de imagen para Torra Puigdemont

El flamante presidente de Cataluña, Quim Torra, se reunió hoy en Berlín con el líder secesionista Carles Puigdemont, y ambos instaron al jefe del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, a "dialogar sin condiciones", aunque insistieron en que no renuncian a impulsar la República catalana ni a restaurar al gobierno destituido hace siete meses.
“Rajoy, ponga fecha y lugar y allí estaremos. Sin condiciones previas, hablemos de todo, pero hablemos", dijo Torra al inicio de una conferencia de prensa que brindo junto con Puigdemont, quien se encuentra en Alemania a la espera de que se resuelva su extradición a España por rebelión y sedición.
"La única herramienta para solucionar este conflicto, que es político, es la democracia", apuntó el ex presidente catalán, al tiempo que volvió a reclamar la implicación de la Unión Europea (UE) en una mediación con el Estado español.

El día después de su investidura, Torra se estrenó con un viaje a la capital alemana para visitar a Puigdemont, con quien admite que acordará los pasos a seguir, tras comprometerse a llevar adelante un proceso constituyente para alcanzar la República, mientras Madrid permanece expectante ante cualquier ilegalidad.

El presidente investido tiene previsto visitar también a los presos secesionistas que se encuentran en España y, aunque dijo que ya habló con Puigdemont de los nombres que formarán parte de su futuro gobierno, aclaró que aún no está todo decidido y que anunciará la composición de su gabinete cuando tome posesión, un acto que aún no tiene fecha.

La elección de Torra devuelve el gobierno regional a los secesionistas, pero abre un nuevo período de incertidumbre después de su declaración de intenciones a favor de la implementación de la República catalana.
"Hemos abierto un período de distender, la pelota está del lado del tejado del gobierno español. Hoy hay un presidente sin cargas judiciales", subrayó Puigdemont, quien designó a Torra como sucesor, después de que el Ejecutivo español frustrara su segundo intento de investidura, con un recurso de inconstitucionalidad a la ley que pretendía avalar su elección a distancia.

Elegido al filo de que venciera el plazo para nuevos comicios, el 22 de mayo, Torra llega a la presidencia de Cataluña envuelto en la polémica por representar al ala más "radical" del independentismo, tal como reflejan sus opiniones vertidas en tuits y artículos que llevaron a la oposición a calificarlo de "xenófobo" y "supremacista".

Sin bien no está procesado, el nuevo presidente catalán se comprometió a completar el camino que inició Puigdemont, cuyo intento de secesión fue frustrado por el Ejecutivo central, que ante la declaración unilateral de independencia del 27 de octubre del año pasado, intervino la región y cesó a su gobierno. Ahora están todos procesados por rebelión, sedición y malversación de fondos.

A pesar de ello, Torra afirmó hoy en declaraciones radiales que el independentismo cometió un error al no haber "declarado" y "defendido" la República catalana tras el referéndum de autodeterminación del 1 de octubre, pero insistió en que su objetivo es trabajar para cumplir el mandato expresado aquel día en las urnas a favor de la secesión.

Por su parte, Rajoy se reunió hoy con el líder de la oposición, el socialista Pedro Sánchez, con quien acordó "reforzar su acuerdo político para defender el orden constitucional en España", según un comunicado.

Con la elección de Torra, de 55 años, y una vez que se conforme el nuevo gobierno, los independentistas esperan que se levante el artículo 155, que habilitó la intervención de la región.

El rey Felipe VI y Rajoy deben firmar el decreto de su nombramiento y, una vez publicado en el Boletín Oficial del Estado, un trámite que no tiene plazos fijados pero que suele tardar algunos días, tendrá lugar la toma de posesión.
"Dada la situación creada con la investidura del nuevo Presidente de la Generalitat (ejecutivo catalán), su discurso político frentista y el carácter xenófobo de sus manifestaciones públicas, el gobierno, el Partido Popular y el Partido Socialista se han comprometido a ofrecer una respuesta pactada y proporcional en la defensa de la legalidad constitucional y estatutaria frente a cualquier eventual desafío", anunció hoy el Ejecutivo español en un comunicado.

Tras reunirse en Madrid, Rajoy y Sánchez coincidieron en "rechazar cualquier intento de poner en marcha estructuras políticas distintas a las únicas válidas, que son aquellas contempladas en la Constitución y el Estatuto de autonomía de Cataluña".

También acordaron que la vigilancia del cumplimento de la legalidad se haga "extensiva a los recursos públicos que conforman el presupuesto de la norteña región para garantizar que se destinen al cumplimiento de los fines de interés general para el que están previstos", aseguran.
"Nos ha sorprendido enormemente. No vamos a aceptar las condiciones", respondió Torra a ese comunicado, reclamando que el levantamiento del artículo 155 debe ir acompañado del fin de la "intervención de las finanzas" del gobierno regional.

En tanto, Albert Rivera, líder de Ciudadanos, el partido más votado en las elecciones catalanas del 21 de diciembre último y quien también apoyó la intervención de Cataluña, aseguró que pedirá a Rajoy que extienda la aplicación del artículo 155, y por lo tanto, la intervención de la región, ante la amenaza que supone la elección de Torra.

back to top