Palestina culpa a EEUU e Israel por el "asesinato" de 60 personas ayer en Gaza

Resultado de imagen para masacre de palestinos

El gobierno de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) responsabilizó hoy a Estados Unidos y a Israel, por la "masacre" de 60 personas durante la represión a miles de palestinos, que protestaban ayer cerca de la alambrada que separa la franja de Gaza de territorio israelí contra el traslado de la embajada estadounidense a Jerusalén.

El comunicado del gobierno palestino lleva la firma del gabinete -presidido por el primer ministro, Rami Hamdallah- y condenó "la brutal masacre llevada a cabo por las fuerzas de ocupación israelíes", informó la agencia de noticias DPA.

En la declaración, la ANP aseguró que llevará ante la Corte Penal Internacional lo que considera "crímenes de guerra israelíes".

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos acusó hoy a Israel de matar de una forma que "parece indiscriminada".

La represión de ayer causó además heridas a 2.771 de los 40.000 manifestantes, la mitad de bala.

Entre los muertos hay ocho menores de edad, incluida una beba de ocho meses asfixiada por gases lacrimógenos, y entre los heridos hay más de 200 menores.

La ministra de Justicia israelí, Ayelet Shaked, salió al paso de las críticas señalando a la radio militar israelí que no temen una investigación por crímenes de guerra.
"No tenemos nada que temer, el trabajo de los soldados israelíes es estupendo y actúan conforme a los procedimientos de abrir fuego", dijo.

El ejército israelí aseguró además en un comunicado que 24 de las víctimas fatales eran "terroristas con antecedentes documentados" y "la mayoría son miembros activos de la organización terrorista Hamás y algunos son miembros activos de Yihad Islámica".

La nota añade que hoy se han detectado "aproximadamente 400 alborotadores en siete puntos a lo largo de la franja de Gaza".

La ANP, en su nota, volvió a solicitar protección internacional para su pueblo por parte del Consejo de Seguridad y del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, al que demandó el envío de una misión internacional de investigación, informó la agencia de noticias EFE.

El gobierno palestino rechazó también la participación ayer de países europeos en la ceremonia de apertura de la embajada de Estados Unidos en Jerusalén, en contra de la posición oficial adoptada por la Unión Europea (UE) y elogió las decisiones de los gobiernos de Sudáfrica y Turquía de llamar a consultas a sus embajadores en Israel.

Además, el gabinete exhortó a la comunidad internacional a asumir "su responsabilidad histórica con respecto al pueblo palestino" y a aplicar "todas las resoluciones de las Naciones Unidas" relativas al establecimiento de un Estado palestino propio, en las fronteras de 1967, con capital en Jerusalén Este, y que englobe el retorno de refugiados.

En sus declaraciones a la radio, Shaked justificó la violencia represiva al señalar que "la guerra no es algo agradable y los actos terrorista no son algo agradable", mientras varios soldados israelíes confrontaban en Cisjordania protestas de palestinos, de los cuales varios resultaron heridos de bala cerca de Hebrón.

Por su parte, el ministerio del interior de Gaza, bajo control de Hamas, anunció que diez de sus miembros murieron ayer por disparos del ejército israelí en las protestas en la valla y publicó una imagen con las fotografías y los nombres de los fallecidos.

Miles de personas acudieron hoy a los funerales de los 60 muertos en las manifestaciones de la Gran Marcha del Retorno, y en toda Palestina están cerrados comercios, escuelas, universidades e instituciones están hoy cerrados por el duelo nacional decretado por los fallecidos en las protestas y la conmemoración de la Nakba ("catástrofe", el día de la expulsión de palestinos fuera de lo que hoy es Israel).

back to top