Bruselas: Donald Trump insiste en sus exigencias a la OTAN

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha vuelto a presionar este jueves para que los aliados dupliquen el gasto en defensa, pero sus homólogos europeos han intentado evitar más tensión en la cumbre de la OTAN que se celebra en Bruselas, asegurando que el comportamiento del estadounidense está siendo más amable de lo esperado.

Las bajas expectativas de los líderes muestran la magnitud de la frustración europea con la política de Trump del 'América primero' mientras se dirigían al segundo día de conversaciones con los 29 miembros de la alianza militar occidental, centrados hoy principalmente en poner fin a la larga guerra en Afganistán.

Trump pidió públicamente a los líderes de la OTAN el miércoles que cumplan el compromiso acordado en 2014 de gastar el 2% de su PIB en Defensa para contrarrestar amenazas que van desde la modernización militar rusa hasta ataques terroristas en ciudades europeas .

"Los presidentes (de EEUU) han intentado sin éxito durante años conseguir que Alemania y otras naciones ricas de la OTAN paguen más por su protección frente a Rusia. Pagan sólo una parte de su costo. ¡Los Estados Unidos pagan decenas de miles de millones de dólares para subvencionar a Europa y pierden gran parte del comercio!", ha arrancado Trump su hilo de tuits esta mañana.

El mandatario ha continuado atacando a Berlín, como ya hiciera ayer, por pagar por energía a Moscú.

"....Además de todo, Alemania acaba de empezar a pagar a Rusia, el país del que quiere protegerse, miles de millones de dólares por sus necesidades energéticas que salen de un nuevo oleoducto de Rusia. ¡No es aceptable! ¡Todas las Naciones de la OTAN deben cumplir con su compromiso del 2%, y finalmente debe llegar al 4%!", ha tuiteado Trump una hora antes de que arranque la segunda jornada de la cumbre.

A las acusaciones de Trump respondió ayer el ministro de Relaciones Exteriores alemán, Heiko Maas, quien mostró su desacuerdo con las acusaciones del presidente, y aseguró que "no somos prisioneros" de Moscú o Washington. "Somos uno de los garantes del mundo libre, y eso seguirá así". Del mismo modo, también añadió que Berlín planea un aumento en el gasto de Defensa del 80% para 2024, un incremento que, dada su magnitud, espera que "sea reconocido".

A pesar de las arengas del primer día por no cumplir con los objetivos de gasto y acusar a Alemania de ser prisionera de la energía rusa, el trato de Trump fue moderado en una cena privada el miércoles y evitó el estallido que muchos diplomáticos de la OTAN temían.

Un presidente de buen humor

"Estaba de buen humor, dijo que Europa era un continente que apreciaba", aseguró a los periodistas el primer ministro de Luxemburgo, Xavier Bettel.

"No sabíamos qué esperar, fue un resultado positivo", dijo sobre la cena en un parque de Bruselas, donde los líderes fueron invitados a una exhibición acrobática y música de saxofón.

El presidente francés, Emmanuel Macron, detalló que la atmósfera de la cumbre era "mucho más tranquila de lo que todos habían dicho" y vio la voluntad de mantener la unidad de la alianza, mientras que la presidenta croata Kolinda Grabar-Kitarovic dijo que Trump era "constructivo".

Desde el abandono del acuerdo nuclear de Irán, hasta la imposición de aranceles más elevados a las importaciones de acero de la Unión Europea, Trump ha socavado las prioridades europeas en Oriente Medio, el libre comercio y la lucha contra el cambio climático.

Mientras que Alemania, la economía más grande de Europa, está en el punto de mira de Trump, el Reino Unido desea aprovechar su estatus como una de las pocas naciones de la OTAN que cumplen con el objetivo de gasto y se alinea con la posición de Washington en que los aliados deberían gastar más.

"Creemos que, básicamente, el presidente Trump tiene razón, que la base de una alianza exitosa son las contribuciones justas de todas las partes", ha reconocido el nuevo ministro de Relaciones Exteriores británico, Jeremy Hunt.

back to top