Monseñor Jorge Lugones a Vidal: “Construimos cárceles pero no habilitamos hospitales”

https://px.fotos.cdn.0223.com.ar/f/062018/1529706060323.jpg

 

Este viernes comenzó la Semana Social 2018 en Mar del Plata, en un salón colmado de más de 450 asistentes llegados de todo el país.

El acto de apertura, contó con la presencia del presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social (Cepas), monseñor Jorge Lugones; monseñor Oscar Ojea, presidente de la Conferencia Episcopal Argentina; la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal; la ministra de Desarrollo Social de la Nación, Carolina Stanley; el intendente de General Pueyrredón, Carlos Arroyo y el secretario general de Luz y Fuerza, Guillermo Moser, quien como anfitrión de la casa dio la bienvenida a todos los presentes.

"Tenemos una honda preocupación por el momento en que vive la Patria. El ajuste no lo tienen que pagar los pobres”, expresó monseñor Oscar Ojea. “En el país del Papa se escamotea su pensamiento, aunque se hable demasiado sobre él y muchos se crean dueños de interpretar sus intenciones”, referenciando uno de los últimos documentos aprobados por el papa Francisco que presenta nuevas directivas éticas ante la economía financiera que ha producido abusos y crisis sistémicas.

“Escuchemos el grito del pobre y aprendamos de él, defendamos la vida y reconstruyamos el sentido de nuestro patria”, concluyó monseñor Ojea.

Por su parte, Monseñor Jorge Lugones cerró el acto de apertura destacando la participación federal de todos los reunidos. “Realmente los problemas son acuciantes, en esta Semana Social trataremos el trabajo esclavo, infantil, y también el de los indigentes. Hablamos de pobres, pero tenemos un número importante de indigentes que no tiene chance, esto nos duele”, dijo.

“Al hacer y al estar, hay que agregar el sentir, la sensibilidad cooperativa”, señaló Lugones y más adelante destacó “si no apostamos a la familia estamos fritos y estamos atentando contra la familia con políticas como el divorcio y el aborto”. “Debemos alentar a una unidad de trabajo interinstitucional, pero cuando esto no alcanza es imperativo que el estado se haga cargo de las necesidades prioritarias”, dijo.

“Tenemos esperanza, esperanza que queremos construir con los jóvenes, pero se necesitan recursos ya que ellos quieren abrirse camino, salir adelante. Sin justicia social va a ser muy difícil llegar a la paz social. Construimos cárceles pero no habilitamos hospitales”, señaló el presidente de la Cepas y concluyó: “Consolar y acompañar van unidos a la creatividad y a la inversión, ya que la realidad se nos muestra con pymes cerradas y trabajos suspendidos”.(0223)

back to top