Era presidenta de la Juventud del PRO y le hicieron una afiliación trucha a su madre

La investigación que lleva adelante y empezó a difundir hace algunas semanas El Destape sobre los aportantes truchos a la campaña electoral de Cambiemos trajo diferentes derivaciones.

Luego de que la Justicia tomara ya cartas en el asunto, este domingo los periodistas Juan Amorín y Ari Lijalad demostrar que hay casi mil casos de personas a las que se hizo figurar como aportantes para ocultar el verdadero origen de los fondos.

Del repaso de los hechos y los documentos que ya están en manos del Poder Judicial se concluye que la responsabilidad recae sobre la gobernadora bonarense y presidenta del PRO en ese distrito, María Eugenia Vidal.

Pero más allá del impacto que esta noticia provoca, hay aspectos también que pueden calificarse al menos como curiosos. Es el caso de María Ester Maximino, quien apareció afiliada al PRO, como tantos otros en la provincia, que nunca habían tenido la voluntad de afiliarse.

¿Qué tiene de particular este caso? Que se trata de la madre de Karen Arrúa, ex presidenta de la Juventud del PRO en el partido de Esteban Echeverría.

La propia Arrúa, quien fuera candidata por esa agrupación en las últimas elecciones y que había renunciado a su cargo partidario hace tres meses, reveló el caso a través de su cuenta de Twitter.

"Mi mamá, que nunca milito ni piso un local partidario, figura como afiliada al PRO. Ni siquiera yo me afilié siendo autoridad del partido y candidata a Consejera Escolar. Miren si se va a afiliar mi vieja", expresó la joven.

back to top