Bariloche: Un compañero complicó al albatros Francisco Pintos, imputado por el asesinato de Nahuel

El ayudante de primera de la Agrupación Albatros Daniel Alberto Colliard declaró ante el juez federal Gustavo Villanueva y comprometió la situación del albatros Francisco Javier Pintos, que está imputado como presunto autor del asesinato de Rafael Nahuel.

Colliard relató que la tarde del 25 de noviembre pasado, cuando Rafael cayó herido de muerte por una bala calibre 9 milímetros que recibió por la espalda, hubo un pedido de apoyo de la guardia que custodiaba en la montaña el predio de Villa Mascardi, que había sido desalojado dos días antes por orden de Villanueva. El predio perteneciente a Parques Nacionales había sido ocupado por integrantes de la comunidad mapuche Lof Lafken Winkul.

El albatros declaró el jueves ante el magistrado, la fiscal interina Sylvia Little, el abogado por la querella Estanislao Cazaux y las defensoras particulares de Pintos.

Colliard relató que condujo el móvil hasta la entrada del predio ocupado, donde permanecía la gente que estaba de guardia, “que a continuación se bajaron los efectivos del grupo GOA y allí vio descender a Pintos, a quien entregó un chaleco y una MP5, que era la que tenía asignada y había quedado en el Hotel”. “Dame esa que está ahí, que es la mía”, le dijo Pintos, según declaró Colliard. Después, el testigo aseguró que la patrulla subió inmediatamente al predio.

Pintos había asegurado en su indagatoria que no portaba el subfusil MP5 cuando subió a la montaña en auxilio de sus compañeros. Afirmó que sólo tenía el chaleco portaequipos, la boina, el arma reglamentaria (Pietro Beretta, 9x19) la marcadora y dos cargadores de la pistola (además del cargador puesto) y los dos cargadores de la marcadora (uno puesto y uno en el bolsillo).

La pericia balística concluyó que del MP5 asignado a Pintos salió el proyectil calibre que mató a Nahuel, que tenía 22 años.

Pintos declaró que fueron emboscados por un grupo de sujetos encapuchados y que dos disparaban con armas de fuego. Sostuvo que descendieron con sus compañeros y recién en ese momento tomó su MP5. Pero Colliard contradijo esa versión.

Además, fuentes que conocen la causa relevaron días atrás que entre las pruebas existentes en el expediente hay una peritación que encontró una huella dactilar de Pintos en el MP5. El imputado había declarado que cuando estuvo en la montaña andaba sin guantes. Dijo que se los colocó después de la supuesta emboscada cuando bajó de la montaña hasta la Ruta Nacional 40 y tomó su MP5.

Colliard recordó que Pintos estaba acompañado del marinero Sergio Damián García, de los cabos primero Guillermo Sergio Cavia y del cabo segundo Carlos Valentín Sosa. Sostuvo que el cabo segundo Juan Ramón Obregón llevaba una MP5. Pintos aseguró ante el juez que Obregón era el único que portaba un MP5.

El testigo declaró que esa tarde escuchó gritos provenientes de la montaña, de aproximadamente 20 o 30 personas. Relató que momentos después “observó a los que bajaban un cuerpo de la montaña”.

Dijo que esas personas descendieron con el cuerpo (de Rafael) por el mismo espacio por donde momentos antes había descendido Pintos.(Río Negro)

back to top