Lionel Messi selló el pasaporte a Rusia 2018

El capitán del seleccionado argentino, Lionel Messi, apareció en toda su dimensión en la noche de Quito para asegurar con goles y un soberbio repertorio futbolístico la clasificación al Mundial de Rusia 2018.

Messi ahuyentó los temores en torno a la presencia "albiceleste" en la máxima cita de la FIFA, que alcanzaron su momento más crítico cuando Romario Ibarra puso en ventaja al equipo ecuatoriano a los 40 segundos de juego.

El astro del Barcelona de España dio una muestra de carácter y torció la historia antes de los 20 minutos con personalidad y liderazgo, emanado de una zurda precisa como nunca había ocurrido en otros partidos jugados en la altura.

El empate llegó a los 12 después de una buena combinación con Ángel Di María -su mejor socio- y un toque sutil ante la salida del arquero y el 2-1 se consumó a los 19, tras un furibundo zurdazo que dejó inmóvil a Máximo Banguera.

El tercero, a los 16 minutos de la parte final, fue producto de otra acción individual por el sector central de la cancha, que facturó con una tiro por encima del arquero ecuatoriano.

En su noche mágica, Messi se dio el lujo de establecer una nuevo récord, pues llegó a los 21 goles por eliminatorias y superó los 19 de Hernán Crespo, que permanecía como el máximo anotador argentino en esa competencia.

El doblete en Quito estiró a 61 su número de conquistas con el seleccionado argentino y a seis la diferencia respecto de Gabriel Batistuta, que lo sucede en la tabla de goleadores históricos de la "albiceleste".

El siguiente es el análisis individual de los jugadores argentinos:

SERGIO ROMERO (6): El inicio del partido fue una pesadilla para él. Antes del minuto, Ecuador le puso un jugador cara a cara en el área y Romario Ibarra no lo perdonó. Sin responsabilidad en esa conquista, "Chiquito" se repuso mentalmente y en lo sucesivo brindó seguridad en el arco argentino, al margen de alguna salida aérea con dudas.

GABRIEL MERCADO (5): En la apertura del marcador, el goleador ecuatoriano ingresó por su sector. Al ex River le costó adaptarse en el inicio: lució a destiempo e impreciso con la pelota en los pies pero con el correr de los minutos, a medida que el equipo se consolidó, restableció su imagen y redondeó un partido aceptable.

JAVIER MASCHERANO (4): Tantas veces caudillo, esta vez falló de cabo a rabo. El gol de Ibarra ocurrió por una falla suya, de la que pareció no recuperarse en toda la noche. No fue el factor espiritual de otras noches. Estuvo inseguro, desacomodado y errático con la pelota en los pies.

NICOLÁS OTAMENDI (7): Fue el defensor argentino más confiable en el Atahualpa de Quito. No dejó huecos en su zona de acción, firme en el mano a mano y rueda de auxilio para errores ajenos.

EDUARDO SALVIO (6): De gran despliegue físico para colaborar con Mercado en la cobertura del sector derecho. Se sumó con inteligencia a posición ofensiva y salió en el segundo tiempo por desgaste.

LUCAS BIGLIA (6): Buen partido del mediocampista del Milan de Italia. Manejó los tiempo en la zona media, entregó cada pelota con acierto, hizo los relevos y mostró mucha inteligencia para sostener el planteo táctico del equipo.

ENZO PÉREZ (6): Un buen socio para Biglia en el plan de equilibrar al seleccionado argentino. Mostró un gran sacrificio para respaldar a los delanteros cada vez que perdieron una pelota. Cuando tuvo aire se animó a romper líneas y sumarse al ataque.

MARCOS ACUÑA (7): Entendió a la perfección el rol que le encomendó Jorge Sampaoli. Fue mediocampista pero también un falso lateral izquierdo para colaborar con los defensores. Nunca perdió el orden y tuvo la garra necesaria para un partido decisivo. Consolidado como un valor importante del seleccionado argentino.

LIONEL MESSI (10): Sublime actuación de Messi, a la altura de lo que se espera del mejor jugador del mundo. En un partido caliente, asumió el liderazgo futbolístico en un equipo que empezó perdiendo antes del minuto de juego. Se hizo dueño de la pelota, gambeteó hacia adelante, se generó espacios y fue letal dentro del área. Tres goles en una actuación inmensa, para la historia.

ÁNGEL DI MARÍA (8): Tuvo la actuación que le faltaba en un partido decisivo. Fue el principal socio de Messi en la generación de peligro. Una actuación con mucha altura.

DARÍO BENEDETTO (7): Su trabajo no lució tanto pero fue importante para brindarle a Messi espacios en ataque. Generoso en la presión e inteligente para pivotear.

Luego ingresaron:

MAURO ICARDI (-): Ingresó en lugar de Benedetto cuando faltaban 16 minutos. En ese rato tuvo una ocasión clara que no pudo capitalizar.

LEANDRO PAREDES (-): Su inclusión, en reemplazo de Di María, fue para rejuvenecer el sector central ya con el partido definido.

FEDERICO FAZIO (-): Entró para brindar solidez en el juego aéreo durante los minutos finales.

back to top

Contactos

  • Mail: info@notinac.com.ar
  • Tel: (+54) 011 15-2663-5863