Diputados aprobó el proyecto del Frente de Todos que declara el “repudio al golpe de Estado” en Bolivia

La Cámara de Diputados aprobó este miércoles el proyecto del Frente de Todos que declara un “profundo repudio” hacia el “golpe de Estado” perpetrado en Bolivia, en una votación a mano alzada que le permitió a Cambiemos no dejar expuestas sus diferencias internas.

A lo largo de la sesión especial, que duró casi cinco horas, el oficialismo se esforzó para unificar una postura en torno al texto del peronismo, luego de frustradas negociaciones para arribar a una redacción común entre ambos espacios.

A la hora de la votación, el titular de la bancada de Cambiemos, Mario Negri, pidió votar en conjunto los tres proyectos en cuestión -el propio, el del peronismo y un tercero del bloque Evolución-, con el argumento de que se trataba de una declaración y no de una ley.

Sin embargo, esa moción fue rechazada, por lo que se sometió a votación el proyecto del Frente de Todos, que por impulso de Emilio Monzó fue aprobado a mano alzada, un formato que benefició al oficialismo, que se debatía entre la abstención o abandonar el recinto.

“Ante el impedimento de la mayoría, nos abstenemos a los efectos de la votación. Pero que quede constancia de que estamos ante el acto antidemocrático más importante después de haber invocado la democracia durante 10 horas”, denunció Negri una vez consumada la votación, mientras los diputados ya se levantaban de sus bancas.

El proyecto aprobado expresa un “profundo repudio” de la Cámara baja hacia el “golpe de Estado perpetrado el 10 de noviembre de 2019 en el Estado Plurinacional de Bolivia, que obligó a su presidente Juan Evo Morales Ayma y otros/as funcionarios del gabinete a renunciar a su mandato”.

A su vez, convoca “a todo el arco político de la región a exigir el cese inmediato de la persecución y violación de derechos humanos de funcionarios/as, dirigentes/as políticos, sociales, sindicales, feministas y de la población en general”.

Por último, exhorta al “pronto restablecimiento de la democracia y el orden constitucional, subvertido por la policía y las Fuerzas Armadas”.

Del mismo modo, el proyecto de Evolución -bloque liderado por Martín Lousteau- también definía los acontecimientos como un “golpe de Estado” y hablaba, entre otras cosas, de “reanudar el proceso electoral a fin de reestablecer cuanto antes el Estado de Derecho”.

Cambiemos, en cambio, proponía una declaración de repudio contra “los ataques contra el sistema democrático” en Bolivia, y además rechazaba “cualquier golpe contra la democracia y todo tipo de violencia”.

El texto encabezado por Negri también ratificaba el compromiso con la Cláusula Democrática de la OEA y el Protocolo de Ushuaia del Mercosur y, fundamentalmente, condenaba “las gravísimas alteraciones a la voluntad popular que desembocaron en el anuncio de una nueva convocatoria a elecciones presidenciales”.

back to top