7 de octubre: Nace Carlos Mugica

Carlos Mugica nació el 7 de octubre de 1930, en la cuidad de Buenos Aires, hijo de una familia de clase alta y fue asesinado el 11 de mayo de 1974. Cursó la primaria en la escuela Cinco Esquinas y el secundario en el Colegio Nacional Buenos Aires.  Luego estudió derecho durante dos años y realizó un viaje  a Europa; en 1952 ingresó en el seminario. Se ordenó sacerdote en 1959.

En la provincia de Chaco descubrió la pobreza en su máxima expresión. Entre los años 1960 a 1963, cumplió funciones al servicio del Cardenal Antonio Caggiano quien lo destinó como vicario cooperador a la parroquia Nuestra Señora del Socorro.

En 1967 se fue a París para estudiar en el Instituto Católico, Epistemología y Semiología, Doctrina social de la iglesia, y Comunicación social y teología. Allí tomó conocimiento por carta, de la existencia del Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo y automáticamente envió su adhesión incondicional.

La Parroquia San Martín de Tours decidió abrir una capilla en la villa Retiro y allí comenzó el trabajo de Mugica con la gente de la villa. En el barrio Comunicaciones se levanto la capilla “Cristo Obrero” en la cual el padre ejerció la máxima actividad pastoral entre sus “hermanos villeros”

La ola de violencia que afectaba al país con el gobierno de facto del General Onganía, lo llevó a reflexionar sobre la violencia institucionalizada y la violencia revolucionaria. La postura de Mugica y su cercanía a miembros de la Organización Montoneros, tiempo atrás, lo llevaron a la cárcel. El arzobispo Juan C. Aramburu, suspendió al Padre Mugica en sus licencias ministeriales por treinta días.

En 1974 Mugica terminó de escribir el texto de la “Misa para el Tercer Mundo”; el 11 de mayo de 1974 fue emboscado cuando se disponía a subir a su automóvil   estacionado en la puerta de la iglesia de San Francisco Solano en el barrio porteño de Villa Luro, donde había celebrado misa. Fue tiroteado por un individuo que sería Rodolfo Eduardo Almirón, perteneciente a la Triple A. Cinco disparos de ametralladora le afectaron el abdomen y un pulmón.

Los habitantes de la villa llevaron su féretro desde la villa de Retiro hasta el cementerio de la Recoleta.  Es considerado por sus seguidores como un ejemplo de coherencia entre las ideas y la acción, y de fortaleza de fe, la cual trabajaba constantemente, instando a quienes le rodeaban a no claudicar e insistir en la oración y la entrega a Dios.
Actualmente la tumba del Padre Mugica se encuentra en la capilla Cristo Obrero de la Villa 31 de Retiro.

Oración del Padre Mugica:


"Señor: Perdóname por haberme acostumbrado a ver que los chicos parezcan tener ocho años y tengan trece.
Señor: perdóname por haberme acostumbrado a chapotear en el barro. Yo me puedo ir, ellos no.
Señor: perdóname por haber aprendido a soportar el olor de aguas servidas, de las que puedo no sufrir, ellos no.
Señor: perdóname por encender la luz y olvidarme que ellos no pueden hacerlo.
Señor: Yo puedo hacer huelga de hambre y ellos no, porque nadie puede hacer huelga con su propia hambre.
Señor: perdóname por decirles 'no sólo de pan vive el hombre' y no luchar con todo para que rescaten su pan.
Señor: quiero quererlos por ellos y no por mí.
Señor: quiero morir por ellos, ayúdame a vivir para ellos.
Señor: quiero estar con ellos a la hora de la luz."

back to top