Salta: Con apenas 44 milímetros de agua caída, se hundió la ruta 68, donde Macri inauguró una obra

Vialidad Nacional culpa a la empresa mendocina Ceosa de realizar mal una obra, la misma firma culpa a los canales de desages sin mantenimiento y los vertidos de las fincas a la ruta nacional 68. La crónica había sido anunciada hace años. La principal vía de acceso a esta región con 110 mil habitantes, otra vez colapsó ante una fuerte lluvia. Sin obras que mitiguen los anegamientos ni controles sobre la cuenca alta, la historia es análoga y recurrente. El agua deja al descubierto la inacción gubernamental. Solo 44 milímetros en menos de 9 horas fueron suficientes para dejar un tendal de problemas en la zona.

El capítulo de esta novela absurda comenzó bien temprano. A las 7 de la mañana de este viernes la ciudad de Rosario de Lerma estaba totalmente inundada. No había calle por donde circular. Las obras para frenar el caudal de agua proveniente de la zona alta de Campo Quijano y demás (escena que ya conocemos), termina en la comunidad rosarina inundando calles céntricas y accesos a esta localidad. Todo este caudal vierte el agua a la zona de La Merced. Ahí sin llover puede pasar cualquier cosa con el torrente que arrastra, además, sedimentos, ramas y piedras.

La ruta nacional 68 termina siendo un canal de desage natural en el tramo comprendido entre Cerrillos, La Merced y la zona conocida como Las Pircas. Pero ahora se sumó un nuevo inconveniente. El hundimiento de la calzada en los sectores donde la empresa Ceosa ejecutó para el paso por debajo de la calzada de enormes tubos.

Dicha firma es la responsable de la obra del riego presurizado sobre más de 10 mil hectáreas, y que fuera inaugurada por el presidente Mauricio Macri y el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, hace un mes atrás, ejecutó para el paso por debajo de la calzada de enormes tubos.

Según Vialidad Nacional, habían advertido a la empresa sobre la compactación de la obra, ante posibles socavamientos de la ruta 68 en el acceso sur a la Merced, km 163. Al parecer tenían todo controlado, se asfaltó sobre el trabajo realizado, y la naturaleza ahora descubrió la desidia.

En medio de la lluvia se produjo el hundimiento del cruce de una red de agua, o sea, la obra de presurización. El gerente regional del organismo nacional, Francisco Bloser, mencionó que "vialidad estudia sanciones para la contratista". La zona estuvo intransitable por varias horas. Debido a este "percance" los vehículos como siempre son desviados en la intersección de la ruta nacional 68 y la 36 camino a Rosario de Lerma. También el problema era mayúsculo en esta ciudad. Parte de las inundaciones anegaron el camino de la ruta 36 en el acceso de esta comunidad. Así fue una verdadera odisea transitar por una ruta hundida y otra anegada.
Una ruta clave y obsoleta

De mal en peor, la ruta nacional 68. Calzada angosta, puentes estrechos y peligrosos, y sin banquinas en diferentes sectores. A esto se suman algunas obras que cruzan esta calzada, sin control y mal ejecutadas, y termina siendo un peligro para los vecinos.

Los desagües son insuficientes en el tramo de La Merced, la más perjudicada por la falta de obras hídricas. Los productores que hacen de los caminos vecinales canales derivadores de las aguas pluviales y el escaso control que se reclama hace décadas, y que ningún organismo del Estado se anima a poner mano dura. (El Tribuno)

back to top