Padres de Rafael Nahuel: “Es una burla lo que está haciendo el juez federal de Bariloche, Leónidas Moldes”

El dolor se percibe en las palabras y en las miradas de Graciela Salvo y Alejandro Nahuel. La ausencia de su hijo Rafael Nahuel es una herida que no puede cicatrizar aún. Y el procesamiento, sin prisión preventiva, que el juez federal de Bariloche, Leónidas Moldes, dictó contra cinco albatros de la Prefectura por el homicidio de su hijo, causó descontento.

“Es una burla lo que está haciendo el juez”, opinó Alejandro, sentado en torno a una precaria estufa que prendió ayer por la mañana para combatir las bajas temperaturas que cayeron sobre Bariloche en pleno verano. “Ellos mataron a mi hijo y destruyeron a toda una familia”, sostuvo Graciela.

Ayer por la tarde tenían previsto reunirse con la abogada Natalia Araya, que los representa como querellantes, para que les explique en detalle el fallo de Moldes y evaluar los próximos pasos. Consultada por “Río Negro” la abogada señaló que se pronunciarían recién después de evaluar todos los fundamentos del procesamiento.

En cambio, la defensa de Fausto Jones Huala (hermano de Facundo que está preso tras ser condenado en Chile) y Lautaro González confirmó que apelarán el procesamiento contra los jóvenes mapuches por los delitos de usurpación y atentado contra la autoridad agravado por haberse cometido a mano armada. Los dos jóvenes se encuentran prófugos de la justicia y hay una orden de captura vigente desde mediados de mayo pasado.

Los padres de Rafael no entienden por qué el juez federal no les dictó la prisión preventiva a los albatros procesados Francisco Javier Pintos, Juan Ramón Obregón, Sergio Damián García, Sergio Guillermo Cavia y Carlos Valentín Sosa por el delito de homicidio agravado por la utilización de armas de fuego, cometido con exceso en la legítima defensa.

Se trata de un delito que el Código Penal castiga con una pena de entre 3 y 6 años. “Es injusto lo que le hicieron a Rafa”, afirmó su madre. “Es una impotencia muy grande haber perdido a mi hijo de esa manera con un tiro en la espalda”, sostuvo Graciela.

Por eso, está disconforme con la calificación del homicidio cometido con exceso en la legítima defensa que planteó Moldes en el procesamiento que dictó el miércoles.

“Vamos a lugar hasta que se haga justicia”, afirmó Alejandro. “Uno siente como que ya lo mataron a Rafita y ya está. No se fijan en el dolor de la familia”, expresó, indignado.

Para los padres de Rafael, que murió la tarde del 25 de noviembre de 2017 tras recibir un proyectil calibre 9 milímetros, que según la autopsia, entró por la cadera izquierda, no hubo nada que festejar este inicio de año.

“Para mí no fue fiesta ni en Navidad ni en Año Nuevo, porque nos faltaba Rafita, porque por más que venía un ratito a darnos un abrazo y después se iba con sus amigos, él estaba”, explicó la madre.

“Falta siempre Rafa”, enfatizó. “Vamos a seguir pidiendo que se haga justicia por mi hijo”, afirmó Graciela.

back to top