Hoy recordamos a Garrincha


Nació en Pau Grande, Río de Janeiro, Brasil, el 28 de octubre de 1933, y falleció el 20 de enero de 1983, a los 49 años, en esa misma ciudad.

Recibió el sobrenombre de Garrincha por un pájaro que vive en las selvas del Mato Grosso, en Brasil. Dicha ave es veloz y torpe, por lo que suele ser cazada con mucha facilidad. Mané se ganó aquel nombre porque sus hermanos consideraban que era libre, puro y feo, como aquel pájaro.

Garrincha era zambo, tenía los pies girados 80 grados hacia adentro. Su pierna derecha era 6 cm más corta que la izquierda; además, tenía la columna vertebral torcida, y sus problemas se agravaron por una severa poliomielitis. De pequeño lo operaron para curarle la anormalidad de las piernas, pero no quedó bien, y esas mismas piernas le sirvieron para confundir a sus rivales, amagando jugar para un lado e irse para el otro. Además de todo, cabe destacar que era adicto al tabaco desde los diez años.

A pesar de que los médicos no le diagnosticaron un buen futuro deportivo, aprendió a jugar al fútbol, y esa resultó ser su mayor virtud. Dio sus primeros pasos futbolísticos en el equipo de la empresa textil en la que trabajaba. Su primer equipo profesional fue el Botafogo, de Río de Janeiro, club en el que cumplió su más brillante labor, desde 1953 a 1966. En este club obtuvo tres títulos, y además fue elegido el mejor jugador del mundo en 1962.

En 1967 pasó al Corinthians de Sao Paulo; en 1968 llega a Junior de Barranquilla, luego en el mismo 1968 pasó al Flamengo; en 1971 fue contratado por el Red Star Paris, y en 1972 jugó en Olaria, de Río de Janeiro, club en el que cerró su carrera deportiva.

Participó en tres Copas Mundiales de la FIFA: Suecia 1958, Chile 1962 e Inglaterra 1966, y obtuvo el primer puesto en las dos primeras. En Suecia 1958 formó la delantera junto a Pelé, Didí, Vavá y Mario Lobo Zagallo. Jugó con la selección 60 partidos, de los cuales ganó 52, empató 7 y perdió sólo 1.

Garrincha falleció en la miseria, el 20 de enero de 1983 en Río de Janeiro, según los médicos como consecuencia de "congestión pulmonar, pancreatitis y pericarditis, todo dentro del cuadro clínico de alcoholismo crónico". Su velatorio se realizó en el estadio Maracaná, y su ataúd fue cubierto con una bandera del club que lo vio brillar, el Botafogo.

back to top