En medio de las tensiones con el presidente Javier Milei por su ausencia en la cumbre del Mercosur, el mandatario brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, se reunió con el embajador de su país en Buenos Aires, Julio Bitelli.

El diplomático fue convocado a Brasilia en un llamado a consultas para “tratar el estado de las relaciones bilaterales” con Argentina, informó el Ministerio de Relaciones Exteriores del vecino país.

Lula Da Silva también recibió al ministro de Relaciones Exteriores de su Gabinete, Mauro Vieira, en momentos en que la relación bilateral sufre contratiempos producto de los cuestionamientos y descalificaciones de Milei a su par brasileño, a quien llegó a llamar “corrupto y comunista”.

Esta publicación en las redes sociales provocó malestar en el Palacio del Planalto, aunque Lula Da Silva no se pronunció al respecto.

Esta sugerente reunión con el embajador en Brasilia se produce además días después del “faltazo” del jefe de Estado argentino a la cumbre del Mercosur en Asunción, Paraguay, y su participación en la Conferencia de Acción Conservadora junto al derechista ex presidente Jair Bolsonaro. 

A propósito de esta situación, Lula Da Silva calificó de “inmensa tontería que un presidente de un país importante como Argentina no participe en una reunión como el Mercosur” y consideró que “es triste para Argentina”.

También se sumó a las críticas el presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou: “Si el Mercosur es tan importante, acá deberíamos estar todos los presidentes. Yo le presto importancia al Mercosur. Si realmente creemos en este bloque, deberíamos estar todos”.(NA)