administrador

administrador

La CTEP y la CGT convocaron a la "unidad de todo el movimiento obrero" y anunciaron que marcharán juntas

El secretario general de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Esteban Castro y el integrante del triunvirato que conduce la CGT Juan Carlos Schmid convocaron hoy a la “unidad de todo el movimiento obrero”, durante una reunión confederal entre ambas organizaciones, en la que se anunció que marcharan juntas en próximo 7 de marzo al Ministerio de Industria.
“En este encuentro se articularon las situaciones de cada rama y región de la economía popular, y trazaron los objetivos concretos para enfrentar un año complejo, en el cual la defensa de los derechos de los trabajadores seguirá siendo una tarea central”, consignó un comunicado conjunto difundido por la CTEP

En este plenario realizado en la sede que la central de las organizaciones sociales posee en el barrio de Constitución, Castro y Schmid abrieron la jornada bajo la consigna de “la unidad de todos los trabajadores”.
“La lucha se viene gestando hace tiempo. Tenemos la necesidad de demostrarlo en acciones concretas. Vamos a marchar juntos el 7 de marzo en la movilización de la CGT al Ministerio de Industria y también el 13 de marzo en la manifestación convocada por la CTEP, Barrios de Pie y la CCC a Plaza de Mayo”, se anunció tras esta reunión.

En la reunión se escucharon los testimonios de las diferentes regiones y ramas de la economía popular: textiles, empresas recuperadas, cartoneros, carreros y recicladores, infraestructura social y vivienda, trabajadores de la vía pública y rurales.

También se anunció la participación en el Paro de Mujeres del 8 de marzo, con una asamblea previa el 22 de febrero para discutir las reivindicaciones propias de las mujeres del sector.

En tanto que Héctor Daer, titular del gremio de la Sanidad e integrante del triunvirato de la CGT, confirmó la puesta en marcha de “un plan de lucha para los próximos meses”.

La Bancaria levantó el paro luego de acordar un aumento del 24,3% retroactivo a enero y un bono

La Asociación Bancaria (AB) levantó esta noche el paro de 72 horas previsto a partir de la 0 de hoy y hasta el martes inclusive, luego de acordar en el Ministerio de Trabajo con las cámaras empresarias un aumento salarial paritario del 24,3 por ciento acumulativo y retroactivo al 1° de enero último, aseguró su titular, Sergio Palazzo.

En una conferencia de prensa ofrecida esta noche en la cartera laboral de la Avenida Callao al 100, Palazzo explicó que luego de nueve horas de discusiones y negociaciones con las cuatro cámaras patronales se convino "una mejora salarial del 24,3 por ciento -un 4 por ciento de 'reconocimiento' sobre los haberes de diciembre último y un 19,5 sobre el resultante (un 24,3 acumulado)", y señaló que también habrá "una actualización automática e inmediata toda vez que la inflación supere ese 19,5 por ciento".
"El incremento se convino en un pago y retroactivo al 1° de enero último. Esa actualización -de ocurrir- también será retroactiva a enero, a la vez que se aumentará en un 24,3 por ciento todos los adicionales convencionales y no convencionales", señaló Palazzo.

El dirigente, quien fue acompañado entre otros sindicalistas por Eduardo Berrozpe y Alejandra Estoup, explicó que también los empresarios abonarán un bono por el "Día del Bancario" -que se conmemora el 6 de noviembre y es no laborable- de como mínimo 21.602,52 pesos para quien tenga menos de un año de antigüedad y hasta 40.000 pesos según la categoría del trabajador, y se acordó "un monitoreo cuatrimestral del convenio, cuya primera reunión se realizará en junio próximo", aseveró el gremialista.
"El salario conformado inicial de un bancario quedó constituido en 24.397,30 pesos desde enero, más 1.102 pesos actualizados por participación en las ganancias, regulando un haber inicial para el primer mes del año de 25.500 pesos", puntualizó el gremialista.

Además, el adicional "falla de caja" fue establecido en 2.798,61 pesos y, la "función cajero", en 1.596,87 pesos, puntualizó.

Palazzo aseveró que con el reconocimiento del pago del 4 por ciento sobre los salarios de diciembre último, la Bancaria "perforó claramente las expectativas del gobierno -si las tenía- al obtener un 24,3 por ciento acumulativo", y señaló que de todas formas "la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal afirmó que la pauta del 18 por ciento era solo 'un piso', por lo que los sindicatos desde ahora tendrán en cuenta el acuerdo bancario".
"Es un convenio indexado, porque si la inflación supera el 19,5 por ciento se actualizará de forma inmediata y retroactiva al 1° de enero. Si en un mes ese espiral superase en 3 puntos las expectativas, el trabajador lo cobrará al instante y, además, si ocurriese en noviembre, por ejemplo, esos 3 puntos se multiplicarán por 10 y percibirá un 30 por ciento más de su haber", puntualizó un exultante Palazzo a la prensa.

El dirigente negó que el acuerdo bancario ubique al gobierno "contra la espada y la pared" respecto de la paritaria docente porque cada organización conoce "el marco en el que negocia".
"Las patronales bancarias son muy duras, pero obtuvieron ingentes ganancias y están en condiciones de pagar este acuerdo", afirmó.

El dirigente añadió que, además y para garantizar la paz social, "los Bancos Provincia de Buenos Aires (BAPRO) e Hipotecario deben cesar sus actitudes discriminatorias", y explicó que la primera entidad financiera modificó de forma unilateral "el pago de un adicional y no lo cobra el personal por las festividades judías, las embarazadas y tampoco por exámenes prenupciales" y, en la segunda, "se produjeron despidos e intentos de rebaja salarial".
"Los bancarios tuvieron la dignidad de enfrentarse a las patronales en un momento muy difícil y en el marco de sucesivas operaciones políticas. Se mantuvieron unidos y la conducción respondió como debía", indicó Palazzo, quien envió un mensaje al gobierno nacional al puntualizar: "Techo tienen las casas. Los trabajadores tienen paritarias", concluyó el sindicalista.

Por su parte, Berrozpe explicó que "el acuerdo salarial se realizó en defensa del poder adquisitivo y sin aceptar techos y topes", y concluyó afirmando que, una vez más, los bancarios ofrecieron muestras de "carácter, coherencia y autoridad" frente a "la pretensión de imponerles un aumento del 18 por ciento en cuotas".