El Gobierno ruso presenta pruebas del impacto de un misil occidental lanzado por Ucrania contra un hospital en Kiev

La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, María Zajárova, denunció este martes los intentos del régimen de Kiev de culpar a Moscú de supuestos ataques deliberados contra objetivos civiles, y resaltó que ya se ha confirmado que un misil antiaéreo ucraniano impactó la jornada anterior contra una edificación en el territorio del hospital infantil de la capital ucraniana.

La vocera indicó que el 8 de julio, "en respuesta a los repetidos intentos de las FF.AA. de Ucrania de causar daño a las empresas del complejo económico" de Rusia, las Fuerzas Armadas rusas "lanzaron un ataque grupal con armas de precisión de largo alcance contra objetivos militares en Ucrania". Entre los objetivos alcanzados por los misiles rusos se encuentran:

. las plantas de fabricación de armas y equipo militar Artiom, Antónov y la oficina de diseño Luch en Kiev

. las empresas Dnepr y Yuzhmash en Dnepropetrovsk

. la planta de ingeniería pesada en Kramatorsk

. los almacenes de armas y equipo militar occidentales en la planta metalúrgica Arcilor Mittal en Krivoi Rog, entre otras instalaciones

Zajárova señaló que durante el ataque ruso contra los objetivos militares ucranianos "una vez más, como ya ha ocurrido en muchas ocasiones con la defensa aérea ucraniana, sus misiles se desviaron e impactaron contra edificios residenciales e instituciones sociales".

"Lo mismo ocurrió esta vez. Ya se ha confirmado, incluso por numerosos testigos, que uno de los misiles del sistema antiaéreo NASAMS, de fabricación occidental [noruega], impactó contra una edificación en el territorio del hospital infantil Ojmatdet en Kiev", afirmó.

Kiev usa a los civiles como "escudos humanos"

La portavoz denunció que el régimen de Kiev "inmediatamente comenzó a acusar a Rusia de matar deliberadamente a niños". "No obstante, nadie mencionó que al lado de la clínica afectada se encuentra la planta Artiom, y a unos pasos está situado un complejo de edificios del Ministerio de Defensa de Ucrania y almacenes de las FF.AA. de Ucrania", resaltó Zajárova.

Además, hizo hincapié en que "nadie tampoco dijo que los 'banderistas'" —seguidores del colaborador nazi Stepán Bandera— "colocan deliberadamente sistemas de defensa aérea en los barrios residenciales, escondiéndose detrás de los civiles y usándolos como un 'escudo humano'".

"La junta de Kiev lleva mucho tiempo utilizando las empresas exclusivamente civiles con fines militares, convirtiéndolas en talleres para ensamblar y reparar equipo militar o en almacenes para las armas y equipo militar occidentales. Es más, las propias FF.AA. de Ucrania se esconden detrás de la gente civil y objetivos civiles", dijo la portavoz. Añadió que en Ucrania "se ha generalizado la práctica de acoplar vagones con equipo y personal militar a trenes de pasajeros", y "el transporte postal también se utiliza para transportar armas".

    "Todo esto es una grave violación del derecho internacional humanitario, que prohíbe el uso de bienes civiles con fines militares", recordó.

La alta diplomática argumentó que "los intentos del régimen de Zelenski de utilizar la tragedia ocurrida en el hospital infantil en Kiev con fines propagandísticos confirman una vez más su inhumana esencia nazi". "Para mantenerse en el poder, el régimen de Kiev está dispuesto a cometer cualquier crimen. Es indiferente al destino y a las vidas de sus conciudadanos, incluidos los niños", lamentó.

. El 8 de julio, el Ministerio de Defensa ruso comunicó que "numerosas fotos y videos publicados desde Kiev confirman claramente la destrucción [del hospital] causada por la caída de un misil de defensa antiaérea ucraniano, lanzado desde un sistema de misiles antiaéreos dentro de la ciudad".
    
. El organismo también indicó que "histerias similares del régimen de Kiev se vienen produciendo siempre en vísperas de otra reunión (cumbre) de sus patrones de la OTAN" con fin de "garantizar una posterior financiación del régimen de Kiev y la continuación de la guerra hasta el último ucraniano".
    
. El Kremlin también negó categóricamente las acusaciones de que Rusia presuntamente atacó el hospital en Kiev. "No llevamos a cabo ataques contra objetivos civiles, los ataques se llevan a cabo contra infraestructura crítica, contra objetivos militares que de una forma u otra están relacionados con el potencial militar del régimen [de Kiev]", declaró el vocero presidencial, Dmitri Peskov.(NA)

back to top