Siria votó en elecciones parlamentarias, en zonas controladas por el gobierno

Los sirios fueron este miércoles a las urnas en zonas controladas por el gobierno para renovar el Parlamento, en unos comicios legislativos celebrados en medio de un alto el fuego en el país y que la oposición en el exilio considera ilegítimos.
La apertura de los centros de votación fue a las 7 y su cierre será a las 19 (las 13 en Argentina), aunque la Comisión Judicial Suprema para las Elecciones (CJSE) puede extender el horario de votación un máximo de cinco horas.

Los comicios se celebraron en las zonas bajo el control del gobierno, que abarcan la tercera parte del territorio pero que concentran al 60% de la población. Sólo en dos provincias del Norte dominadas por grupos yihadistas no hubo comicios: en Al Raqa, bastión del Estado Islámico (EI), y Idleb, en manos de Al Qaeda.

Unos 3.450 candidatos se postularon a estas elecciones, para las que se habilitaron 7.191 centros de votación.

Los candidatos pertenecen a diferentes agrupaciones, pero se espera que el partido Baas, del presidente Bashar Al Assad, que gobierna el país desde hace más de medio siglo, extienda su dominio del Parlamento unicameral.

La ONU no reconoce los comicios por considerar que no cuadran dentro del acuerdo que pretende lograr entre gobierno y oposición en Ginebra para formar un gobierno de transición que prepare el terreno para elecciones generales, con la esperanza de que esto ponga fin al conflicto en Siria.

Las elecciones también han sido desestimadas como "ilegítimos" por la principal delegación opositora siria en las conversaciones de Ginebra, el llamado Alto Comité para las Negociaciones, y por los países detractores de Al Assad, como Estados Unidos y Francia. Rusia, aliada de Al Assad, los ha defendido.

Estados Unidos, Francia y sus aliados consideran a Al Assad responsable del conflicto, que comenzó en marzo de 2011 con una ola de protestas contra el gobierno y cuya represión desmedida propició la aparición de una insurgencia armada y desató la actual guerra en el país.

 "Francia denuncia esta farsa de una elección organizada por el régimen", dijo este miércoles el vocero de la Cancillería francesa, Romain Nadal, a periodistas en París.

"Se celebraron sin campaña, bajo los auspicios de un régimen opresivo y sin observadores internacionales", agregó, citado por la cadena de noticias BBC.

En línea con la ONU, Nadal agregó que sólo serán válidos comicios celebrados como parte de una resolución de Naciones Unidas que allane el camino para una transición política en el país.

Rusia, que apoya al gobierno de Siria diplomática y militarmente, consideró este miércoles que las elecciones son un "factor de estabilización" de la situación en el país árabe, pese a las dudas sobre su legitimidad vertidas por Estados Unidos y la oposición armada.

El canciller ruso, Serguei Lavrov, opinó que dichos comicios deben enmarcarse en el sistema político vigente actualmente en Siria y negó que se contradigan con los acuerdos de reforma política acuñados en las resoluciones de la ONU.

"No se puede permitir un vacío legal o un vacío en el poder ejecutivo en Siria. Ese es el papel que deben jugar las elecciones de hoy (miércoles)", señaló en rueda de prensa en Moscú con su par argentina, Susana Malcorra.

En el centro de Damasco, la capital del país y principal bastión del gobierno, escasos votantes acudieron a sufragar por la mañana, pero la afluencia creció con el transcurso del día, informó BBC.

En las calles, numerosos jóvenes voluntarios que repartían boletas de los distintos candidatos y partidos cerca de los centros de votación.

Los colegios no fueron los únicos lugares donde se pudo votar en Siria, ya que también se han establecido centros de sufragio en los bajos de hoteles, instituciones públicas como ministerios y en oficinas de empresas.

Se desconoce el número exacto de electores debido al gran número de refugiados fuera del territorio sirio y de desplazados internos por el conflicto.

Estos comicios se desarrollan en medio de un alto el fuego, iniciado el pasado mes de febrero, que ha reducido los niveles de violencia en el territorio sirio.

Además, coinciden con el comienzo de la nueva ronda de negociaciones en Ginebra entre una delegación del gobierno y otra de la oposición, aunque la del gobierno no se incorporarán hasta el viernes por la celebración de las elecciones.

Entre los votantes que sufragaron en Damasco hubo numerosos estudiantes universitarios originarios de la provincia de Al Raqa, informó la agencia de noticias EFE.

En un centro de votación ubicado en el barrio damasceno de Meze, donde había una fuerte afluencia de votantes, las autoridades instalaron una urna para los votantes que procedían de Al Raqa y otra para los de Idleb, las dos provincias en las que no se pudo sufragar.

Ibrahim, un estudiante de ley islámica de 21 años, dijo a EFE, pensando en su hogar, que "la situación sin duda mejorará" cuando el ejército recupere Al Raqa.

Este joven contó que lleva un año y medio fuera de casa, pero su familia sigue viviendo en Al Raqa.

Por su parte, Mohamed, un estudiante de medicina de 23 años que vive en Damasco hace cuatro años y que ofreció un nombre falso por motivos de seguridad porque su familia continúa también en Al Raqa, consideró que "las elecciones son importantes para el futuro, para que cambie la situación y terminen los problemas".

(Télam)

back to top