Rusia informó 21.155 nuevos contagios en las últimas 24 horas

Rusia informó hoy un fuerte aumento en los casos de coronavirus, luego de que el presidente Vladimir Putin advirtiera que el país está en camino a una nueva ola de contagios impulsada por la variante Ómicron, mucho más contagiosa.

La agencia estatal para el coronavirus reportó 21.155 nuevos contagios en las últimas 24 horas, un 18% más que los informados el día anterior y un 33% más que los del lunes pasado.

La agencia estatal agregó que se registraron otros 740 decesos, informó la agencia de noticias rusa Sputnik.

Este nuevo crecimiento en la curva de contagios se produce tras un descenso constante de las últimas semanas, y luego de una ola previa que batió varios récord entre octubre y mediados de noviembre, con picos de casi 41.000 casos y alrededor de 1.300 muertes diarias, en este caso vinculada a la variante Delta.

La variante Ómicron se propaga incluso más fácilmente que otras y ya se volvió dominante en muchos países.

También infecta más fácilmente a quienes fueron vacunados o habían sido contagiados previamente por versiones anteriores del virus.

Los primeros estudios muestran que Ómicron tiene menos probabilidades de causar una enfermedad grave que la variante Delta.

El presidente Putin calificó ayer la situación del virus en el país como "muy difícil" e instó al Gobierno a prepararse para la llegada de Ómicron.

La viceprimera ministra Tatyana Golikova prometió presentar algunas nuevas medidas de respuesta para el final de la semana, sin entrar en detalles.

Anna Popova, directora de la agencia de salud pública de Rusia, Rospotrebnadzor, advirtió que el país podría enfrentar infecciones diarias de seis cifras.

Desde el comienzo de la pandemia, Rusia registró más de 10,7 millones de casos y 319.172 muertes.

La agencia estatal de estadísticas de Rusia, que utiliza criterios de conteo más amplios, eleva mucho más el número de muertes relacionadas con el virus entre abril de 2020 y octubre de 2021: por encima de las 625.000.

Rusia impuso solo un confinamiento nacional en 2020, y en octubre pasado ordenó a muchos rusos que no trabajaran durante una semana en medio del fuerte aumento en los casos y muertes por la variante Delta.

back to top