Eleonora Wexler en MARY PARA MARY en Teatro Picadero

Mary Wollstonecraft (Londres 1759-1797), considerada una de las pioneras del feminismo, se atrevió a defender la igualdad entre hombres y mujeres. Sus obras novedosas y rompedoras, y su propia persona se convirtieron al poco tiempo en fuente de controversia.

Su obra capital "Vindicación de los derechos de la mujer" (1792) nos interpela como seres humanos y es una clave para abordar la desigualdad estructural y conseguir la justicia de género. Tuvo a Fanny, su primera hija (extramatrimonial) con su primer gran amor, por el que tuvo dos intentos de suicidio. Finalmente William Godwin, uno de los precursores más importantes del pensamiento anarquista, fue su verdadero y más profundo amor. Con él tuvo a Mary, su segunda hija, quien fue la autora de Frankestein.
Mary Wollstonecraft murió a los diez días de dar a luz de fiebre puerperal.

¡DESDE EL 24 DE MAYO!
Funciones: Martes 20 horas

Teatro Picadero
Pasaje Enrique Santos Discépolo 1857, CABA.

Entradas: $2000
En venta por PlateaNet

FICHA TÉCNICO-ARTÍSTICA
Actriz: Eleonora Wexler
Autora: Paloma Pedrero
Diseño de Escenografía y Vestuario: Micaela Sleigh
Realización de vestuario: Paloma Vieytes
Realización de calzado: José Romero
Diseño de Iluminación: Daniela Garcia Dorato
Música Original: Mirko Mescia
Fotografía: Alejandra Lopez
Diseño Gráfico: Nahuel Lamoglia
Prensa y comunicación: Mutuverría PR
Producción Ejecutiva: Nicolas Asprella
Producción General: Iván Javier Flores
Asistencia de Dirección y Violines: Claudia Diaz
Puesta en Escena y Dirección: Marcelo Moncarz

Duración: 60 minutos

PALABRAS DEL DIRECTOR
Luego de hacer junto a Eleonora "La maldecida de Fedra" de Patricia Suárez, decidimos volver a trabajar juntos y encontramos esta obra tan especial de Paloma Pedrero que se inspiró en los últimos momentos de la vida de Mary para regalarnos una despedida llena de emoción y profunda poesía. El deseo y el sueño de que en un futuro los hombres y las mujeres estemos unidos y podamos vivir en un mundo menos doloroso y con la esperanza de ser felices.

Marcelo Moncarz


back to top