Santa Fe: Organismos defensores de los DD.HH repudian la designación en el Servicio Penitenciario de un exmiembro del Batallón 601

Organismos defensores de los Derechos Humanos de la provincia de Santa Fe repudiaron hoy la designación como director General del Servicio Penitenciario del teniente coronel (RE) José Alberto Bernhardt, exmiembro del Batallón de Inteligencia 601 durante el último tramo de la dictadura militar.

Por decreto Nº798 del 11 de mayo, el gobernador santafesino Omar Perotti designó al militar retirado al frente de la Dirección General del Servicio Penitenciario provincial, en reemplazo de su antecesor, Walter Ataide, quien renunció al cargo.

El teniente coronel (RE) Bernhardt ya había sido funcionario provincial en las gestiones como gobernador de Jorge Obeid y Carlos Reutemann, ocasión en la que los organismo de Derechos Humanos cuestionaron su participación en la estructura estatal.

En aquél entonces designó como asesor a un suboficial mayor del Ejército, Nicolás “El Tío” Correa, luego procesado judicialmente por torturas y otros delitos de lesa humanidad.

Bernhardt, en cambio, no tiene causas por delitos de lesa humanidad en su contra, pero al conocerse la noticia, la agrupación H.I.J.O.S. Rosario expresó su “repudio al nombramiento del militar ex miembro del Batallón de Inteligencia 601 "durante la dictadura genocida”.

El organismo consideró que esa dependencia fue “el sitio neurálgico desde donde se definían las operaciones clandestinas que ejecutaban los grupos de tareas” encargados de la represión ilegal de opositores políticos durante el Terrorismo de Estado.

“No queremos genocidas en el gobierno democrático”, sostuvo por su parte la delegación Santa Fe de H.I.J.O.S., que se sumó al repudio.

La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) Rosario también expresó su disgusto con la designación de Bernhardt, que estuvo a cargo de la seguridad de un country en la localidad de Santo Tomé hasta su nombramiento.

A la vez, en una carta pública la APDH planteó al gobernador “que revoque inmediatamente dicho nombramiento que ofende y lesiona toda la lucha por Memoria, Verdad y Justicia, banderas insoslayables de nuestra democracia desde hace 45 años a la actualidad”.

Bernhardt fue secretario de Seguridad santafesino entre 1995 y 1999, cuando los organismos de Derechos Humanos también cuestionaron su participación en el Gobierno, para luego asesorar en la materia al exgobernador Reutemann.

Según su legajo personal en el Ejército Argentino, que fue incluido en una causa judicial, entre 1976 y 1979 Bernhardt tuvo destinos en zonas fronterizas del país.

En febrero de 1982 fue enviado a la Escuela de Inteligencia perteneciente al Comando en Jefe del Ejército, y “entre 24 oficiales elegidos de todo el país obtiene el puesto 8 en el orden de mérito, con calificaciones cercanas a los cien puntos”, según el documento.

Tras finalizar el curso, Bernhardt fue promovido a capitán e ingresó al Batallón de Inteligencia 601 del Ejército, donde estuvo hasta 1983.

El área de Inteligencia del Ejército “concentraba y clasificaba toda la información que provenía desde los distintos puntos del país, verdadera ‘elite’ en la conducción de la llamada ‘lucha antisubversiva’, y cuya pertenencia era considerada un premio a quienes hubieren realizado eficientes labores previas”, señalaron organismo de Derechos Humanos en una nota de 2006 enviada al entonces ministro de Gobierno santafesino, Roberto Rosúa, en la que reclamaban su apartamiento de la Secretaría de Seguridad.

back to top