El cardenal Laurent Monsengwo Pasinya, advirtió que hay "resistencia" a las reformas que impulsa Francisco


El cardenal congoleño Laurent Monsengwo Pasinya, uno de los nueve integrantes del grupo que asesora al papa Francisco en el gobierno de la Iglesia, advirtió hoy que hay "resistencia" a las reformas que impulsa el pontífice argentino, en el marco de su visita al país.

El arzobispo de Kinshasa llegó a Buenos Aires invitado por el sacerdote Aníbal Fosbery, fundador de la Fraternidad de Agrupaciones Santo Tomás de Aquino (Fasta), un movimiento católico argentino cuyos miembros colaboran en la tarea evangelizadora en la República Democrática del Congo.
"La reforma de la Curia Romana es valiosa y tiene su sentido. A nosotros no nos asustan las resistencias, porque hay en Roma estructuras que datan del Concilio de Trento o del Concilio Vaticano I, que han creado algunas costumbres", sostuvo el purpurado congoleño.

"Costumbres que no se equiparan con lo que el papa Francisco quiere: una Iglesia simple y cercana a la gente. Por eso siempre habrá resistencias", agregó en un contacto con la prensa el cardenal asesor del pontífice en el grupo conocido como C9.

El cardenal Pasinya llegó el miércoles al país junto a un grupo de colaboradores y desde entonces visitó obras educativas y de promoción humana de Fasta, y acudió al asamblea plenaria de obispos en Pilar, donde detalló la difícil situación política y social en el país africano.

El purpurado congoleño se reunió el jueves con el secretario de Culto, Santiago de Estrada, y el subsecretario del área, Alfredo Abriani, y mañana viajará a Mar del Plata, donde recibirá el doctorado honoris causa de la Universidad Fasta, en reconocimiento y consideración por "sus relevantes méritos al servicio del prójimo y por su ejemplar testimonio de vida cristiana".

El cardenal Pasinya fue una figura clave en el proceso de pacificación de la República Democrática del Congo en los conflictos que asolaron ese país en la década del 90 y en los primeros años de la década siguiente.

El purpurado es considerado un promotor y defensor comprometido de la paz, el dialogo y de la dignidad de la persona humana.

Desde 2013 es miembro del C9, el consejo de cardenales que asesora al Papa en la tarea de reformar la Curia Romana y el gobierno de la Iglesia.

Además, es integrante de las congregaciones vaticanas de la Educación Católica y para la Evangelización de los Pueblos, además de ser miembro de los consejos pontificios Justicia y la Paz, para la Cultura y de las Comunicaciones.

La comitiva que acompaña al cardenal está compuesta por el obispo auxiliar de Kinshasa, monseñor Donatien Bafuidinsoni, y los sacerdotes Ghislain Kapia Izuo (secretario y canciller de la diócesis africana) Yves Koko Bolinda (encargado de Protocolo diocesano) y Maurice Matata, encargado de Fasta en Kinshasa.

Fasta es un movimiento de laicos y sacerdotes fundado por el padre Fosbery y cuenta con universidades, institutos superiores, colegios, residencias universitarias, grupos juveniles, fundaciones y comunidades familiares.

El movimiento tiene presencia en diversas diócesis de la Argentina y también en Ecuador, España, Perú, la República Democrática del Congo y la República del Congo.

back to top