Nora Cortiñas denunció una "represión brutal" de la Policía y le exigió al Gobierno la aparición de Santiago

La dirigente de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora Nora Cortiñas denunció hoy una "represión brutal" de la Policía al término del multitudinario acto en el que se pidió por la "aparición con vida" de Santiago Maldonado, y exigió al presidente Mauricio Macri que el Gobierno "asuma la responsabilidad" de la "desaparición forzada" del joven, que consideró un "delito de lesa humanidad". "Estamos preocupados todos los organismos porque esto nos presagia días por venir que no son nada buenos. El Gobierno se ha propuesto que retrocedamos en todo lo que habíamos avanzado en lo social y en derechos humanos para imponer un nuevo estilo que parecería va a ser con represión", advirtió la dirigente.

En declaraciones a radio Cooperativa, al referirse al accionar policial en el marco de los incidentes en la Plaza, Cortiñas insistió: "Creo que hay un plan de represión, un plan de no tolerar una movilización correcta como fue esa, con miles y miles de personas reclamando la aparición con vida de Santiago".

"Hemos visto por televisión, yo no lo vi personalmente, una represión brutal, golpes, (efectivos) tirándose arriba de la gente que pasaba caminando, que se iba de la Plaza, personas detenidas. La cantidad de policías que llegó fue totalmente desmedida para la gente que había quedado alrededor de la Plaza (al término del acto)", alertó.

Para Cortiñas, "el Gobierno no tolera que haya una protesta como esa, un reclamo tan justo como la aparición con vida de Santiago".
"Todos sufrimos mucho y hace 40 años que venimos luchando para que se reestablezca un estado de derecho y la gente tenga derecho a expresarse. Esto presagia que tienen intención de reprimir cualquier expresión del pueblo, es lamentable", reiteró.

La dirigente de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora le pidió al presidente Macri que el Ejecutivo diga "qué pasó con Santiago, dónde está, que no diga mentiras al pueblo y que se haga responsable de esta desaparición forzada".
"Hay muchos testigos que dicen que efectivamente se lo llevó la Gendarmería a Santiago, pero (los funcionarios) quisieron de entrada borrar todas las huellas que había. Acá hay un delito de lesa humanidad", remarcó y dijo que esa figura "está aceptada por la fiscal y el juez al final la tuvo que aceptar".

Cortiñas insistió en que "el Gobierno no se quiere hacer responsable de algo de lo que sí es responsable. Una desaparición forzada es responsabilidad del Estado".

Al volver a referirse a los enfrentamientos de ayer en la Plaza, la dirigente subrayó: "Esto presagia que tienen intención de reprimir cualquier expresión del pueblo, es lamentable".

back to top