Neuquén: Imputan a guardaparques por la muerte de los dos niños en San Martín de los Andes

La fiscal Inés Gerez ordenó la detención de dos funcionarios del Parque Nacional Lanín como presuntos responsables de la tragedia del balneario Catritre, que costó la vida a dos niños y lesiones graves a otros dos adultos, al caer un árbol sobre un sector concurrido del área recreativa.

Se trata del guardaparque Eduardo Marchiolli y el coordinador Matías Encina, a quienes en esta instancia de la investigación se les imputarían las figuras de homicidio culposo e incumplimiento de los deberes de funcionario público.

La fiscal en turno para esta ciudad en la Cuarta Circunscripción, también dispuso la clausura del balneario hasta tanto las autoridades de Parques garanticen la seguridad para el público.

Uno de los heridos, Federico Mercanti, de 33 años y padre de uno de los niños fallecidos, sufrió severas lesiones y fue trasladado desde esta ciudad a un centro asistencial de la capital neuquina, donde permanecía internado con pronóstico reservado.

Otra mujer, Carmen Rey, de 62 años y abuela de uno de los pequeños, permanecía internada en el hospital Carrillo. Al menos ocho personas más sufrieron lesiones menores, como cortes y raspones.

Los fallecidos, un niño de siete y una niña tres años, pertenecían a las familias Mercante y Sepúlveda, que el primer día del año nuevo estaban disfrutando de una tarde de esparcimiento en el concurrido balneario.

La intendenta Brunilda Rebolledo; su secretario de Turismo, Esteban Bosch, y otros funcionarios del municipio se acercaron al hospital para ofrecer colaboración. Ya en la mañana de ayer, el municipio emitió un comunicado de condolencias.

La tragedia se desencadenó cuando al parecer una ráfaga volteó un grueso árbol de más de 40 metros, cuyas raíces estaban descalzadas por el efecto erosivo del agua.

El balneario Catritre está ubicado a 4 kilómetros de la ciudad por el camino de los Siete Lagos (Ruta Nacional 40), sobre la cuenca Lácar. La planta estaba erguida en una zona de la bahía de Catritre próxima al área del camping Lolén, sometida al permanente fluir de las aguas que va horadando la tierra donde se asienta un tramo de las arboledas.

Algunas de las víctimas quedaron atrapados entre el ramaje y el tronco. Hubo que trabajar con herramientas para liberarlas, aserrando las ramas y el grueso rollizo.

Precisamente, ayer por la mañana se realizaron diligencias procesales y medidas probatorias en el lugar. Se ordenó la reconstrucción del árbol para determinar sus dimensiones y la mecánica del siniestro, con la intervención de expertos en materia forestal convocados por la Fiscalía.

Aunque el dato no pudo ser confirmado, trascendió que en Parques obrarían notas de los administradores del camping Lolén en las que advierten sobre la necesidad de revisar la seguridad por efecto de la erosión en ciertas plantas de la bahía.

Cabe aclarar que de momento los únicos involucrados en la causa son funcionarios de Parques, ya que el sector donde se precipitó el árbol es jurisdicción exclusiva del parque Lanín.

La fiscal había ordenado la clausura de Lolen, ya que es inevitable que la gente alojada en el camping transite por las playas. Y la intendencia del parque ordenó extender el cierre al camping contiguo de Catritre, para someter toda el área a una revisión.

back to top