Para el Grupo Construya: La distribución de materiales para la construcción creció pese al aislamiento

La distribución de materiales para la construcción fue el único eslabón del sector que creció en el aislamiento social obligatorio, impulsado por las refacciones y mejoras dentro de los hogares, de acuerdo con los resultados de la segunda encuesta sobre el impacto de la Covid-19 en la industria de la construcción realizada por el Grupo Construya durante agosto y septiembre.

"Para las distribuidoras de materiales, el impacto de la cuarentena fue más leve, ya que se beneficiaron por la demanda para refacciones, mantenimiento y mejoras", señaló el informe.

Consultadas sobre el impacto de las restricciones por la pandemia de coronavirus, sólo 8% de las distribuidoras consideró que tuvo un impacto muy negativo y 21% cree que fue negativo, mientras que casi un 50% consideró que fue positivo y un 23% fue neutral.

Respecto de la actividad, el porcentaje de encuestados que indicó que no tuvo ventas en el período analizado cayó de forma significativa, desde casi un tercio hasta 22,6%.

La distribución de materiales fue el eslabón que respondió de manera más positiva: del total, 55% consideró que sus ventas crecieron y 12% las mantuvo sin cambios.

Del otro lado se ubicaron las inmobiliarias, donde el 43% del total indicó que no realizó operaciones en el período de medición y 29% señaló que sus ventas cayeron más de 80%

Asimismo, las empresas constructoras 35% no tuvo operaciones y 11% vieron caer su actividad más de 80%, mientras que el 14% señaló una baja de entre 60% y 80%; y en los casos de los desarrolladores inmobiliarios e ingenieros, 31% no tuvo actividad.

De acuerdo con el relevamiento realizado sobre personas vinculadas con la construcción y al mercado inmobiliario, en el sector hay "un moderado optimismo en la recuperación de la construcción post pandemia".

El 30% de los encuestados espera una recuperación rápida (17% de forma inmediata) y otro 20% consideró que llevará hasta un trimestre; mientras que un 20% piensa que demandará hasta seis meses, 15% un año, y otro 15% más de un año.

Al analizar las principales dificultades que aparecerán luego de terminada la pandemia, los encuestados señalaron incertidumbre por el tipo de cambio (56,1%), en segundo lugar la mayor presión impositiva (45,2%) y tercero la menor disponibilidad de financiamiento (37,5%).

También refirieron el mayor costo de la construcción (36%), la menor inversión en obras privadas (27,3%) y el costo de los terrenos (14,1%).

En cuanto a las condiciones que facilitarán llevar adelante el negocio luego de finalizado el aislamiento, los encuestados señalaron la construcción como refugio de valor (64,5%), la caída del precio del metro cuadrado en dólares (40,4%), el crecimiento de obras privadas (28,5%) y el crecimiento de la actividad económica (26,1%).

En cuanto a las medidas que debería tomar el gobierno para reactivar la industria de la construcción en lo inmediato, un 38% reclama estímulos fiscales, 32% impulso al crédito hipotecario y 25% la apertura de las obras.

back to top